Google+

No todo son resultados NBA

Golden State, favorito en un Oeste minado por los Spurs

Posted by on abr 17, 2015 in Blog Resultados NBA, Portada | 0 comments

La lucha por alcanzar la final de la Conferencia Oeste a partir del próximo sábado promete ser una de las más encarnizadas de las últimas temporadas. Si ya de por sí en años precedentes el salvaje oeste había sido la conferencia más potente, por el nivel medio de sus aspirantes, seguramente este año la situación sea aún más compleja. A decir verdad, casi cualquier equipo de los ocho que competirán por alcanzar la final, exceptuando a los New Orleans Pelicans, podrían ser candidatos a la final de la NBA. Y es que nadie se extrañaría si Golden State Warriors,Houston Rockets, San Antonio Spurs, Los Angeles Clippers oMemphis Grizzlies terminan peleando por el anillo, quizá algo más si lo hacen los Dallas Mavericks o los Portland Trail Blazers. Eso sí, el desgaste que sufra el vencedor de la conferencia podría ser bastante superior al del finalista del Este, donde, al menos las eliminatorias de primera y quizá segunda ronda, parecen tener favoritos más claros.

La gran decepción sin duda de la temporada ha sido Oklahoma City Thunder, un equipo hecho para pelear por el anillo y, al que, si bien es cierto que las lesiones han lastrado durante toda la temporada, la ausencia en los playoffs podría suponer un cambio de proyecto considerable. Difícil se hace sostener la credibilidad en Scott Brooks, el técnico que les llevaría no hace tanto a la final de la NBA, cuando en una temporada digna de MVP de Russell Westbrook tirando del carro ante las bajas de Durant eIbaka, ni los refuerzos durante la misma han permitido alcanzar las eliminatorias. Todas las miradas se centrarán en el técnico, pero especialmente interesante será saber si Durant mantiene la paciencia en su lucha contra el tiempo.

Sin embargo, ahora es tiempo para los supervivientes, y pocos pensarán en Oklahoma City en unas fechas, al menos hasta que llegue la postemporada. La lucha por el anillo único, como si del famoso libro deTolkien se tratase, promete este año emociones fuertes desde el Oeste, en buena medida por la presencia de esos pequeños habitantes de la comarca, en este caso de la Bahía de Oakland, llamados Golden State Warriors y liderados cual Frodo y Bilbo Bolsón por los Splash Brothers,Stephen Curry y Klay Thompson. Un equipo capaz de retar al poder establecido en el Oeste, territorio donde las hordas de Greg Poppovich hanemergido desde Texas en la recta final de la temporada para demostrar que distan mucho de estar acabados. Pero no serán los únicos candidatos a triunfar.

Anthony Davis, el escollo de los Warriors

Dejando de un lado las licencias novelísticas, la eliminatoria entre Golden State y New Orleans Pelicans debería ser, en principio, la más desnivelada del lado occidental de los Estados Unidos. Los Warriors no sólo han sido un equipo yeyé capaz de enamorar con su juego a cualquiera, sino que, pese al alto ritmo que imponen a sus partidos, han sido una de lasmejores defensas de la NBA, mérito doble si cabe. Pocas dudas hay sobre el que ya es quizá el mejor perímetro de la historia, pero sí será necesario ver si a partir de ahora sus interiores dan un paso adelante o si la apuesta del técnico Steve Kerr sigue siendo la misma. En principio no hay motivos para pensar que un equipo con un balance de 67 triunfos por sólo 15 derrotas deba modificar su forma de jugar, pero no pocos analistas estiman históricamente que sin una gran aportación en ambos tableros de los hombres grandes es difícil dominar en el baloncesto.

El camino estará lleno de trabas bajo los aros, y la primera gran piedra de toque para los Warriors será Anthony Davis, un auténtico humanoide llegado del futuro con un enorme repertorio tanto en ataque como en defensa, que en su tercera temporada en la liga se ha convertido ya en uno de los jugadores de referencia de la competición. Uno de esos jugadores llamados a dominar la liga y que, pese a supondrá una considerable amenaza interior para los de Kerr, quizá no deba ser suficiente para inquietar realmente la clasificación de los californianos para la segunda ronda.

Pese a ser los Pelicans de ese gran entrenador que es Monty Williams un equipo con buenas amenazas exteriores (Tyreke Evans, Jrue Holiday, Eric Gordon, o hasta un alero con cuerpo de pívot que es un tirador letal,Ryan Anderson), la enorme polivalencia e imprevisibilidad de los Warriors debería permitirles alcanzar la segunda ronda con cierta holgura. Eso sí, los de la Bahía llevan ya varias jornadas centrados en la segunda fase de la temporada, si bien sus resultados no han empeorado ni mucho menos, mientras que los Pelicans comenzaron sus particulares playoffs con la recta final de la liga regular, pues su tremenda lucha con los Thunder por ocupar la última plaza de las eliminatorias les ha mantenido con laintensidad competitiva al máximo hasta el último día.

Houston – Dallas, en manos de Harden

A partir de aquí, abróchense los cinturones. Comenzando por el duelo texano entre Houston Rockets, el segundo mejor balance de la liga, frente a unos Dallas Mavericks con un arsenal repleto de talento pero que han ido a menos con el paso de los meses, quien sabe si esperando estas fechas para volver a crecer.
Los Rockets parten como favoritos, merced a esa avalancha ofensiva que genera James Harden, acaso el gran rival de Stephen Curry para ser elMVP de la liga regular, toda vez que la eliminación de los Thunder convierte la candidatura de Westbrook en quimérica. Desde su salida de Oklahoma, donde actuaba como gregario de lujo, `La barba´ no ha hecho más que crecer en una liga de la que actualmente es imagen y una de sus grandes estrellas.

 

El refuerzo a mitad de temporada del en ocasiones pusilánime Josh Smithha supuesto un pequeño giro de tuerca a una rotación ya de por sí completa, que enriquece sobre manera el ex de los Pistons, al menos mientras mantenga la motivación. Trevor Ariza o Corey Brewer rellenan un completísimo perímetro, amenazador en ataque a la estela de Harden y eficaz en defensa, donde el barbudo escolta mejora en actitud aunque muestre sus carencias. La incógnida, y posiblemente la clave para que los Rockets lleguen lejos, es Dwight Howard, otrora megaestrella de la competición y hoy día convertido en secundario de nivel. Su capacidad para intimidar en el propio tablero es su gran valor, más allá de lo que genere en la ofensiva, donde las segundas opciones que produzca su rebote ofensivo serán su mayor aportación.
Enfrente estarán unos Mavericks eternos aspirantes a todo pero que desde el título de 2011 nunca han vuelto a estar realmente cerca. Nowitzkisigue siendo el líder de un equipo cargado de capacidad para encestar, con el díscolo Monta Ellis como principal anotador.
La llegada hace unos meses de Rajon Rondo procedente de Boston pareció colocar a los texanos entre los grandes candidatos al título, pero su recta final de temporada ha sido decepcionante, con el ex base de los Celtics no terminando de liderar como a él le gusta. Sin embargo, pocos estrategas existen en los banquillos NBA como Rick Carlisle, que seguro que encontrará las trampas necesarias para Harden como para que la eliminatoria se convierta en un doloroso camino para Houston.

San Antonio asusta a los Clippers

Y si de eternos candidatos hablamos, qué decir de Los Angeles Clippers, que llevan ya varias temporadas, coincidentes con la caída de los Lakers, como uno de los principales nombres a seguir, pero siempre dando la sensación de dejar un sabor de boca insuficiente. Una plantilla acorazada, con gran poderío interior en ataque y defensa, quizá el mejor base de la liga (Chris Paul) a los mandos, y tiradores exteriores fiables, con un poseedor del anillo con Doc Rivers desde el banquillo. Y sin embargo, generando dudas de forma permanente, que no se amilanarán ahora que saben quién será su rival en primera ronda: San Antonio Spurs, al coco al que nadie quería ni en pintura.
Debería ser, a buen seguro, la eliminatoria estrella de la primera ronda, con factor cancha para los angelinos pero el peso de la historia, nada desdeñable, en las espaldas de los de Poppovich. San Antonio ha llegado como un tiro a los playoffs, pese a su postrera derrota ante unos Pelicans que se jugaban la existencia. Tim Ducan y Tony Parker se han guardado durante el año en formol para exhibirse a partir de abril, Ginóbili aportará como siempre cuando más se le necesite, y la recuperación tras su lesión de Kawhi Leonard, dota a los texanos de una consistencia como no hay otra igual en la liga, ni la de su poderoso rival de primera ronda.
Para Chris Paul o Blake Griffin será un reto mayúsculo, en su carrera hacia la consideración de jugadores para la historia, especialmente en el caso del base. La experiencia será el peor enemigo de los angelinos dentro de unos Spurs tan corales como la temporada pasada capaces de, desde su 6º puesto en el Oeste, ser considerados hoy día quizá los principales favoritos en el Oeste, cuanto menos a la altura de los Warriors.

Los Grizzlies de Marc Gasol, a recuperar sensaciones

Y como fin de fiesta, otro emparejamiento lleno de alicientes: Memphis Grizzlies – Portland Trail Blazers. Solidez rocosa contra descaro y velocidad. La temporada de los de Marc Gasol comenzó a la altura de los mejores, aunque tras el All Star el físico les impidió mantener su nivel defensivo, con las lesiones haciendo acto de presencia. El mejor de los Gasol llega consolidado como el mejor `5´ puro de la competición, y como líder de un equipo entregado a su capacidad a los dos lados de la cancha, donde Zach Randolph se mantiene un año más como una maravillosa aportación ofensiva, y Mike Conley sigue creciendo desde el anonimato hacia la alcurnia de los mejores bases del momento. Junto a ellos, unejército de gladiadores reforzados a mitad de temporada por el talentosoJeff Green, acaso el salto de calidad definitivo en la plantilla para ser definitivamente aspirante a lo que se tercie.

 

Marc Gasol quiere liderar a los Grizzlies a altas cotas. | Archivo

 

Su rival para empezar serán unos Blazers a los que las lesiones tampoco han dejado a un lado, y a la baja del alero Wesley Matthews han seguido goteras de mayor o menor consideraciones en casi todos los hombres importantes de la plantilla. De lo que sean capaz de dar LaMarcus Aldridge, que dirimirá un duelo precioso con Randolph en el puesto de `4´, y el diabólico Damian Lillard en su reto con Conley, dependerán las opciones de los de Oregon. La intendencia la pondrá Batum y Robin Lopez y Chris Kaman tratarán de frenar al terremoto Gasol, pero, con el factor cancha a favor de los de Tennessee, la eliminatoria debiera de caer del lado de los Grizzlies, que tras ello afrontarían a su némesis, los Warriors, en una segunda ronda que todo el mundo espera que se dé.

——————————

José M. Puertas en twitter: @josempuertas 

La pelea de Burgos por llegar a la ACB, en Tirando a Fallar

Posted by on abr 13, 2015 in Blog Resultados NBA, Portada, Programas | 0 comments

Escucha ya el programa de esta semana aquí

Vicente Azpitarte y su equipo analizan esta semana las opciones de ingresar en la ACB del Autocid Burgos, después de que el equipo castellanoleonés lograra su ascenso deportivo por tercer año consecutivo. Estará en el programa el presidente de la entidad, Miguel Ángel Benavente.
Por supuesto, se repasará todo lo ocurrido durante la semana en el baloncesto nacional, con el clásico de la Liga Endesa y el cierre del Top 16 de laEuroliga, así como la clasificación del Gran Canaria para la final de la Eurocup como puntos fuertes. También pasará por los micrófonos de esRadio el base del equipo insular, Albert Oliver.
Finalmente, habrá como siempre tiempo para la actualidad NBA, de la mano de John Vázquez, desde San Antonio, y Raúl González, desde Chicago.

San Antonio Spurs, la fiabilidad hecha baloncesto

Posted by on abr 9, 2015 in Blog Resultados NBA, Portada | 0 comments

Con siete victorias consecutivas, el equipo más en forma de la NBA ahora mismo es… San Antonio Spurs. Con el comienzo de los playoffs en apenas unos días, el mejor equipo de la liga en las últimas dos décadas ha vuelto a poner la velocidad de crucero antes de la fase decisiva de la competición, y pese a que no llegará en la mejor clasificación a la lucha por el título (ahora mismo es sexto clasificado de la Conferencia Oeste, con 53 victorias y 26 derrotas), no pocos analistas le colocan ya como uno de los grandes favoritos al anillo, más aún tras derrotar este domingo a losGolden State Warriors cortando la racha de doce partidos sin perder de los de la bahía de Oakland. Pero, más allá de todo eso, y de la calidad de sus jugadores, es su bagaje, por supuesto, lo que les otorga todo el crédito del mundo.

Y es que no existe equipo más fiable en los últimos años en la NBA, seguramente tampoco en el baloncesto mundial, y habrá muy pocos en el deporte en general. Al derrotar el pasado viernes a los Denver Nuggets, alcanzaron los cincuenta triunfos en este curso, y lograron hacerlo por decimosexta campaña de forma consecutiva. Con el sistema que impera en la NBA, y la igualdad que se busca mediante el draft, resulta extremadamente difícil que un equipo se mantenga en la elite incluso más de diez años, lo que da lugar a entender el enorme valor que tiene lo conseguido por los tejanos. Para ellos, todo cambió con la llegada de un hombre a la franquicia: Tim Duncan, seguramente el mejor ala pívot de la historia.

Hasta que se hicieran con los derechos del jugador de Islas Vírgenes, los Spurs habían sido una potencia media de la liga, con varios títulos de división desde finales de los 70, pero nunca habían estado realmente cerca del anillo. Ni tan siquiera la presencia del `Almirante´ David Robinson permitió por sí sola alcanzar a los de San Antonio una presencia en la pelea final por el anillo. Tuvo que ser, casualmente, una grave lesión de Robinson la que abriera definitivamente las puertas de la elite a los Spurs. En primer lugar, Bob Hill dejó su puesto en el banquillo a Gregg Popovich debido a los malos resultados (acabaron la temporada con un terrible balance de 20-62). A ello se unió, meses más tarde, la elección en el número 1 del draft de Duncan, el hombre que cambiaría para siempre la historia de la franquicia. Posiblemente, nunca una lesión grave de una estrella fue tan rentable, pues la baja de Robinson permitió a una buena plantilla como esos Spurs hacerse con el sensacional talento de Duncan, un tipo que impactaría en la liga nada más aterrizar en ella.

En su temporada de debut, Duncan logró ser el `Rookie´ del año, y el equipo volvió a ser tan competitivo como de costumbre. A partir de ahí comenzaría la gran dinastía de los Spurs en la mejor liga del mundo. En la campaña 1998-99, la del famoso lockout, con Robinson sano y Duncan ya estelar, los texanos llegarían por primera vez a la final de la NBA, imponiéndose en la misma a los New York Knicks por 4-1, con el joven pívot como mejor jugador de la pelea por el título.

Desde ese momento, el equipo dirigido por Popovich ha sido siempre uno de los mejores de la competición, fijo en los playoffs, en los que sólo ha caído tres veces en primera ronda, nueve finales de Conferencia, y seis presencias en la final de la NBA, alcanzando el anillo en cinco de ellas. Siempre, por supuesto, con Duncan imponiendo magisterio en la cancha en los momentos más necesarios, pese a que sus descansos durante la temporada regular para cuidar su físico hayan sido, lógicamente, cada vez mayores. En los últimos años, Duncan ha visto en su cartilla estadística incluso un `DNP: old´ (textualmente: no jugó por viejo), como justificación oficial a su baja, pero sigue siendo un pívot de máxima fiabilidad. No en vano, durante este curso sigue promediando más de 9 rebotes y casi 14 puntos por noche, cuando está a punto de cumplir 39 años. Una auténtica leyenda de la que no esperen que aminore su rendimiento cuando lleguen las eliminatorias decisivas, si el físico le respeta.

 


 

Desde la llegada del pívot procedente de la universidad de Wake Foresten 1997, los Spurs han ganado 1103 de sus 1662 partidos (un 66.3%). Si contamos las de las 16 últimas temporadas, todas con un mínimo de 50 triunfos, el balance es de 908 ganados en 1288 duelos totales (70`49%), algo que en las ligas mayores estadounidenses sólo superarían los New England Patriots de la NFL (194-73, 72,7%), pero teniendo en cuenta que el equipo de fútbol americano en tres temporadas no llegó a la lucha por el título, lo que le alejaría en cuanto a fiabilidad de los Spurs, que además han ganado cinco títulos en ese años, por cuatro de los Patriots.

En definitiva, un valor seguro a la hora de invertir, que prácticamente lo ha sido siempre desde la campaña 1989-90. En las veintiséis ligas jugadas desde entonces, sólo en cuatro no llegaron a las cincuenta victorias. De ellas, en la 98-99 se lo impidió el citado lockout, pero su balance de 37-13 les habría permitido sobradamente alcanzar las 50 en una temporada normal de 82 partidos, y por ende serían dieciocho temporadas seguidas. En la 92-93 se quedaron a sólo un triunfo (49-33), y en la 93-94 a apenas tres (47-35). Tan sólo la baja de Robinson les mantuvo realmente alejados de dicha cifra, si bien seguro que en San Antonio todos firman en oro aquella temporada que a posteriori supondría la llegada de Popovich al banquillo y de Tim Duncan a los tableros de las `espuelas´. Un equipo que lleva años jugando el baloncesto más inteligente de la NBA, y del que cada año se piensa que será el último en que sean competitivos, dada la edad de los Duncan, Parker o Ginobili… y que sin embargo, año tras año, sigue siendo la apuesta más fiable posible.

——————————

José M. Puertas en twitter: @josempuertas 

El hombre tranquilo

Posted by on abr 7, 2015 in Blog Resultados NBA | 0 comments

Faltaban unos tres minutos para terminar el partido, Herbalife Gran Canaria ganaba de trece y Unics, en un último esfuerzo, encadenó tres canastas consecutivas que parecían poner en peligro la conquista de la fría Kazán, allí donde la palabra lejos adquiere un sentido tan profundo que hasta José Stalin pensó que la Wehrmacht jamás podría llegar. Las cámaras enfocaron por un par de segundos al banquillo salesiano, probablemente en busca de una imagen que reflejara la tensión del momento, descubriendo sin embargo a su entrenador jefe sentado, bebiendo con parsimonia un pequeño trago de agua y volviéndose después brevemente hacia su segundo para hacer alguna puntualización mientras enroscaba el tapón de la botella, sin alterar el gesto, casi sin volver la cabeza, como si fuera una conversación normal, como si estuviera hablando de algún partido en el que no se estuviera jugando nada, como si no estuviera en riesgo el magnífico esfuerzo de los treinta y siete minutos anteriores.

Veía probablemente el madrileño un poco más allá de lo que alcanzan los nervios de un aficionado, sin preocuparse en exceso quizá porque notaba que aquella pequeña reacción tártara era circunstancial, no originada por un atascamiento de su equipo, que seguía defendiendo con orden y moviendo bien el balón en ataque, sino únicamente a que tres balones bien tirados por los grancanarios no habían querido entrar, dando a sus rivales la oportunidad de acercarse. Analizaba sin duda el juego por encima de las pasiones, como un maestro de ajedrez que se anticipa a las próximas jugadas porque ha estudiado miles de partidas, más aún, porque las ha vivido. Y, aunque al segundo daba la impresión de que la camisa no le llegaba al cuerpo mientras su jefe le comentaba algo con aires de estar hablando del tiempo, el juego dió la razón a Aíto García Reneses, y su equipo terminó ganando aquel partido por trece puntos…

Probablemente esa sea la aportación fundamental de Aíto a la peripecia europea del Granca, por encima de fórmulas mágicas o de grandes libros de sistemas infalibles. El haber vivido antes situaciones como esa, situaciones mucho peores contra trasatlánticos aun más grandes y talentosos que el Unics Kazán. Haber llegado a ese punto donde sabes que las fórmulas nunca son mágicas, y que ningún sistema es infalible, que solo existe el trabajo y que el papel de un entrenador, por encima de las líneas que pueda pintar en una pizarra con tinta que se borra con apenas pasarle la mano por encima, está en la confianza, en el trabajo diario y en conseguir una química a base de confianza que haga que los jugadores, más que los gritos, atiendan a las sugerencias. Alquimia, más que magia. El supremo maestro de marionetas ha llegado a saber que no maneja los hilos, que él propone y los jugadores disponen, y que lo más parecido que tiene para que su labor se note en el campo es la fe que pueda insuflar en sus pupilos, incluso cuando sus corazones están a mil por hora y sus cerebros apenas pueden pensar en otra cosa que en recuperar el aliento.

Quizá por eso Aíto ha pasado de ser un conductor a ser un constructor, quizá por eso, conociendo que, salvo honrosas excepciones como las del curtido Oliver, la plantilla del Gran Canaria no se ha visto en cimas tan grandes como las puertas de una semifinal europea, se ha convertido en el hombre tranquilo, en la figura que insufla confianza y, para evitar la muñeca que se agarrota cuando la hermosa victoria está cerca, les convence de que salgan a ganar de veinte cuando tienen que defender una ventaja de diez, o de que sorprendan a las huestes de la lejana Kazán con una salida en tromba, como si no hubiera un mañana o fuera el último cuarto, después de cansarse de decir que esto es un partido de ochenta minutos.

Aíto se ha convertido en un constructor, en alguien que mide cuándo tiene que dar un grito o levantarse de la silla con el mismo cuidado con el que Essie Hollis, al final de su carrera, cuidaba sus saltos; porque hay que maximizar su eficacia, porque solo valen en momentos concretos y no como forma de vida baloncestística. Usa la leyenda que le sobrevuela como un arma, como un karate-press que no puede malgastarse porque pierde su eficacia. Ha dejado a un lado a los llamados grandes, convirtiéndose en un constructor de equipos, porque ha llegado a un punto en el que la notoriedad ya no le aporta nada, ya que la tiene toda, en el que puede darse el gusto de escoger los proyectos por lo que son, por el parquet, prescindiendo de otros cantos de sirena o asumiendo los riesgos de acudir a un entorno enrarecido por cuestiones ajenas a lo deportivo. Aíto ya ha vivido también fracturas mayores, ha paseado por arenas aún más movedizas y ha peleado también con esos enemigos. El hombre tranquilo mira solo el parquet, el proyecto, y los ladrillos que tiene para construir el futuro. El futuro, aún lejano a pesar de los setenta años; lleva tanto pasado a sus espaldas, que el futuro es suyo.

Como John Wayne a Inisfree en la película de Ford, Aíto García Reneses ha ido a una isla a reconstruir su vida, a olvidar su pasado porque tiene un nuevo proyecto que construir, porque tiene que revivir lo vivido con los Bellas, Tavares, Newley y compañía, y convencerles de que la gloria europea está a su alcance. Que solo tienen que ir a por ella, sin miedo, simplemente siguiendo el silencioso liderazgo de su hombre tranquilo. Porque solo es baloncesto, porque es nada menos que baloncesto, y él desde su banquillo sabe que puede uno acercarse hasta el sol sin quemarse las alas.

Aíto sabe que no hay sistemas infalibles ni fórmulas mágicas, que un entrenador no es un maestro titiritero que maneja unos hilos que controlan el juego. Pero, cuando al día siguiente de la gran victoria, uno de sus chicos escribe en Twitter “La primera parte ha terminado”, el Hombre Tranquilo sonríe entrecerrando los ojos, quizá frotándose las manos, con ese toque pícaro en el que el mentón parece acercarse a la punta de la aguileña nariz…

——————————-

Theobald Philips, en twitter: @TheobaldPhilips

Tirando a Fallar despide a Lalo García

Posted by on abr 6, 2015 in Blog Resultados NBA, Portada, Programas | 0 comments

Escucha el programa de esta semana aquí

Vicente Azpitarte y su equipo traen esta semana un programa muy emotivo, con Lalo García, uno de los históricos de la Liga ACB, como  protagonista en el recuerdo tras su trágico fallecimiento. Junto a los ex jugadores internacionales Óscar Yebra y Anicet Lavodrama recordaremos su figura.
Además, habrá tiempo para el repaso a toda la actualidad de la Liga Endesa, la Euroliga y la NBA, junto a los periodistas Fernando MartínJavi Gancedo, yJohn Vázquez.

Escucha el programa de esta semana aquí

Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins