Google+
oct 25, 2017

Enviado por en Blog Resultados NBA, Programas | 0 Comentarios

Anatomía de un liderato

Anatomía de un liderato

Muchos medios se han hecho eco del fulgurante inicio del Montakit Fuenlabrada, inesperado colíder invicto de la Liga Endesa, siendo nota común y principal de todas esas noticias y recensiones destacar la garra, empuje y espíritu de equipo que el “Ché” García ha insuflado a los del sur de Madrid. No seré yo quien niegue la importancia, reforzada por el propio técnico argentino con sus nada políticamente correctos mensajes en las redes sociales, de la testosterona, quiero decir, del carácter y la psicología, en este histórico arranque, pero digamos que creo que ese mantra, por sí solo, no basta para explicar la hazaña; parafraseando a Picasso, para ganar necesitas que, cuando lleguen los genitales, te encuentren jugando un buen baloncesto. Dejen pues que este logógrafo afile el escalpelo de su boli y ponga al liderato sobre la mesa de disección, para intentar encontrar sus causas.

Lo primero que llama a la atención a alguien que ha seguido al equipo de cerca durante los últimos años y que ahora, por circunstancias, lo hace desde un poco más lejos, es que el Fuenla se ha convertido en un equipo físico. No es solo que haya ganado músculo -mucho músculo- reforzando la columna vertebral “base-alero-pívot” con la incorporación de la tripleta Vargas-Eyenga-Olaseni sino que, además, a todos esos bíceps y abdominales se les ha unido un mejor tono de los que ya estaban: la recuperación del nivel de forma que en casi ningún momento de la campaña pasada tuvieron Blagota Sekulic y Pako Cruz, el exuberante estado de gracia con el que ha arrancado Ian O’Leary, la confirmación del paso adelante de Rolands Smits, la reincorporación (¡cuánto daño hizo su baja!) de Álex Llorca…

El efecto más inmediato y principal de esa mayor presencia física ha sido una mejor defensa que, aunque curiosamente roba en cada partido un balón menos de lo que estaba acostumbrada, recibe muchos menos puntos (75.2, 3º mejor registro del campeonato, frente a 81.8) y limpia mejor su tablero (25.6 rebotes en vez de 22.3) que en la temporada 2016/2017. Y es que en este curso el cesto defensivo del colíder no se teje arriesgando en la búsqueda del cuero, sino a base de los mimbres de llegar a tiempo e imponerse a los rivales (2 tapones y 1 falta cometida más).

El cambio de apariencia física también ha llevado aparejado, huevo o gallina, una notable mutación del estilo de juego al que el Montakit Fuenlabrada nos tenía acostumbrados. De ser un equipo cuyo equilibrio parecía depender siempre de su puntería, que necesitaba del oxígeno del triple para sobrevivir, en estos cinco partidos los de Néstor García han pasado a disparar menos y peor desde el 6,75 (21.6 tiros en vez de 25.9, 30% en vez de 33%), optando por un juego más vertical e incisivo, con mayor presencia también de los postes, que aprovecha en el terreno ofensivo ese mismo físico e intensidad de los que más arriba hemos hablado (4º mejor equipo en rebotes ofensivos de la ACB, mejorando también prestaciones en este apartado).

Extrañamente, la disminución de los triples no ha traído, como parecería lógico, un aumento significativo de los tiros de 2 (apenas 1 intento más), habiéndose elevado no obstante el nivel medio de anotación (76.9 puntos la 16/17, 81.4 este año), gracias a tres circunstancias. En primer lugar, porque el cambio de orientación prioritaria de los pases, de horizontales a verticales, ha incrementado su efectividad (a las mismas pérdidas de balón, 2 asistencias más); en segundo, por la mejora sustancial, en siete puntos porcentuales, del acierto en los tiros de dentro del perímetro (58%, 2ª mejor marca de la Liga Endesa); y, finalmente, por la mayor rentabilización de las faltas recibidas: a prácticamente idéntico número que el año pasado (incluso alguna décima menos), Fuenlabrada visita hasta dos veces más la línea de tiros libres, habiendo además calibrado esa mirilla telescópica que, desde el 4,60, tantos quebraderos de cabeza le produjo a Cuspinera (de 71% se ha pasado a 81%).

El 5-0 del Montakit Fuenlabrada tiene mucho de épico pero, sobre todo, tiene que ver con todos esos números, con el trabajo diario que, la suma de todos ellos (la valoración ha subido de 74.1 a 89.4, el +/- de -4.9 a 6.2), lleva detrás. Decía Baudelaire que “todo comienzo está siempre precedido y es el resultado de otros veinte comienzos que no se conocen. …creo más bien que el éxito es, en una proporción aritmética o geométrica, según la fuerza del escritor, el resultado de éxitos anteriores, a menudo invisibles a simple vista. Hay una lenta agregación de éxitos moleculares; pero generaciones espontáneas y milagrosas jamás”. Huevos, sí, pero sobre todo el éxito de la agregación molecular de trabajo y… buen baloncesto.

 

Puntos

Tiros de 3

Tiros de 2

Tiros libres

Temp.

Fav

Con

+/-

Con

Int

%

Con

Int

%

Con

Int

%

16/17

76.9

81.8

-4.9

8.4

25.9

33%

19.4

38.3

51%

12.8

18.1

71%

17/18

81.4

75.2

6.2

6.4

21.6

30%

22.8

39.2

58%

16.6

20.4

81%

Pos.

16º

Rebotes

Asi

Balones

Tapones

Faltas

Ofe

Def

Tot

efe

Rec

Per

Fav

Con

Mat

Com

Rec

Val

11.4

22.3

33.8

13.9

6.9

14

1.4

2.4

2

22.1

21.4

74.1

12.4

25.6

38

15.8

5.8

14.4

3.4

3

2.6

23.2

21

89.4

10º

15º

12º

13º

17º

Datos: ACB.com (medias por partido)

——————————-

Theobald Philips en twitter: @TheobaldPhilips

(Fotos: Baloncesto Fuenlabrada)

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins