Google+
sep 12, 2013

Enviado por en Blog Resultados NBA | 0 Comentarios

Regresan las dudas

Regresan las dudas

Nadie dijo que esto fuera sencillo. ¿Qué esperaba el personal sin Pau, Navarro y Reyes? Pues mayoritariamente sufrir. Ya lo hemos dicho en más de una ocasión aquí: los pies de España en este EuroBasket tenían que ser de plomo. Más si cabe ante una segunda fase tan peligrosa como la que nos tocaba afrontar. Primer escollo y primera derrota: Grecia. Un señor equipo, por lo que el tropiezo era una opción plausible. Los helenos, anárquicos e irregulares en Eslovenia, pero de lo poco salvable entre los favoritos, fueron mejores a la hora de la verdad. Las tragedias mejor en dosis pequeñas, gracias.

La cuna del mundo clásico también presenta una plantilla con varias ausencias destacadas, pero sigue teniendo a su ‘Navarro’ particular (lo cual es una ventaja especialmente desequilibrante). Spanoulis puede desaparecer y aparecer en un momento y cuando eso acontece el rumbo del partido queda fijado hacia una única dirección: la que lleva a Atenas. Juan Carlos estará orgulloso de Vassilis. Menudo alumno más aventajado. Esperó su momento tras un primer cuarto para olvidar, recibiendo la bendición del Olimpo ya antes del descanso. A partir de entonces, fue dueño y señor del triple, del tempo y de la magia. Seguro que a su tocayo de dorsal se le escapó alguna lágrima emocionada en SantFeliu. “Viva la madre que te parió, Basilio”, pensaría el rey del baloncesto español. Muchos le acompañamos en el sentimiento.

No se puede atribuir la culpa de nuestra derrota únicamente a un genio. Hubo factores que dependieron en exclusiva de la selección española, siendo el principal y discordante la defensa. Sí, ésa que tan bien había funcionado…menos contra Eslovenia, otro contendiente de enjundia. Es imposible vencer encajando 25 y 27 puntos respectivamente en dos periodos tan importantes como son el segundo y el último. Faltó actitud atrás desde el salto inicial y las cuantiosas faltas cosechadas por los jugadores de rojo y amarillo no ayudaron a recuperarla. Hay que aplaudir y mucho la jugada del técnico griego, Trinchieri, para despojar de Marc Gasol al equipo español: contrarrestar el físico con más físico. Kavvadas sólo jugó diez minutos, pero hizo el trabajo sucio encomendado a la perfección. Aunque Marc acabó anotando 20, nada volvió a ser lo mismo.

España no pudo o no supo salir adelante sin su líder espiritual. Tras Rudy, el más incómodo de los silencios. Incluso Claver lució más que de costumbre en una jornada para olvidar de los secundarios. Unos deslucidos Calderón y Ricky, a los que se necesita a tope (sobre todo al primero) para los compromisos del todo por el todo, cuajaron un escaso 2/7 en  el tiro. Preocupante a pesar de que el ataque no rindió a un mal nivel anotador. También lo son unas imprecisiones en el pase que se repiten desde el debut aunque se muestren más sigilosas que otras carencias. A veces nos complicamos demasiado la vida y ésta nos da una bofetada poco después a modo de castigo.

España también tuvo buenos momentos a lo largo de su particular “batalla de las Termópilas”, pero no los aprovechó. El conjunto entrenado por Orenga (ríase usted de las críticas a Scariolo) fue una suerte de Real Madrid que vio cómo un Olympiakos todavía más nutrido de jugadores de la tierra acabó cambiando las tornas iniciales. La analogía, salida de un compañero de oficio, es perfecta. Nadar para morir en la orilla de nuevo ante otro gigante, en un reto muy alejado de los que nos deparó el primer grupo.

No hay que ser ni demasiado optimista ni demasiado pesimista con España. A estas alturas de la película, interesa más esgrimir un punto de vista intermedio. Nos esperan dos finales lo miremos por donde lo miremos. Sin victorias, no habrá cruces ni tampoco opción de alcanzar el éxito o al menos rozarlo. Éste es un torneo idóneo para no cumplir las expectativas generadas de antemano, pero la suerte que corra el combinado nacional depende en primera instancia de sus jugadores y cuerpo técnico. Los demás sólo figuramos como meros espectadores.

No vamos a afrontar el desafío con nuestra mejor plantilla, pero vale ya de llorar por los que no están; tampoco estamos en un funeral. Maldita sea, los hombres que pernoctan en Ljubljana tampoco son mancos y saben de qué va la cosa. Pasan cuatro equipos por grupo, así que hay posibilidades. Demos algo de crédito a estos chicos que tantas alegrías nos han dado, aunque sea el justo y esto empiece a desprender bastante tufillo a transición. Hay latente un cierto parecido con el Mundial de Turquía ’10, pero esta piedra sí será (es inevitable) de toque. Los que no están volverán de forma breve para no regresar.

No ha habido excesivas sorpresas por ahora en cuanto al resto de la segunda fase. Letonia, Lituania y Croacia consiguieron los triunfos más notorios al acabar con Ucrania, Francia y la sorprendente Finlandia respectivamente. Serbia hizo los deberes con Bélgica y Eslovenia terminó con la imbatibilidad italiana. Aún queda mucha tela que cortar en el Stozice Arena. Alegrías y disgustos están por repartir.

————–

Millán Cámara en Twitter: @millancb y @whereah

(Fotos: FIBA Europa)

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins