Google+
sep 3, 2013

Enviado por en Blog Resultados NBA | 0 Comentarios

No están todos lo que son, pero… ¿Por qué no?

No están todos lo que son, pero… ¿Por qué no?

Aunque a algunos no se lo parezca, en la selección española se cuecen menos habas que en otros equipos nacionales. Cuando en otros baloncestos las renuncias estelares son el pan de cada día, el deporte de la canasta español puede vanagloriarse de abanderar como ninguno un destacado valor: el COMPROMISO. Seguro que algunos datos nos ayudan a tomar muy en consideración lo que tenemos en casa.

Pau Gasol sólo ha declinado vestir la camiseta del país en tres grandes eventos durante sus once años como jugador de la selección absoluta: EuroBasket 2005, MundoBasket 2010 y EuroBasket 2013. En sus dos anteriores ausencias, la selección se quedó a un paso de una final europea y de una semifinal mundialista respectivamente (Nowitzki y Teodosic mediante). Juan Carlos Navarro, posiblemente el mayor talento baloncestístico que ha dado este país en cuanto a genialidad y liderazgo, se perderá por primera vez un gran evento con la selección. Lo mismo le sucederá a Felipe Reyes, cuyo grandioso coraje entrepiernil le había impedido descansar en verano hasta la fecha (al menos eso sobreentiendo yo).

Mejor no perdemos el tiempo en hablar del resto de la columna vertebral del equipo,  ya que siempre ha habido varios integrantes de ésta en los distintos campeonatos habidos desde 2001. Quizá José Manuel Calderón, otra pieza clave de nuestro engranaje, haya sido el más ausente, y no por propia voluntad, sino por la ajena de las malditas lesiones.

Mientras el baloncesto español presentaba sus mejores galas en EuroBaskets, Mundiales y Juegos Olímpicos año tras año, selecciones como Francia, Estados Unidos o Serbia intentaban por todos los medios que sus estrellas arrimaran el hombro a la causa nacional. Pocas veces lo consiguieron con tanta plenitud como nosotros.

Por eso vienen tan bien veranos como éste. Al equipo le faltan tres pilares fundamentales y hay que empezar a acostumbrarse a jugar (y a ganar, si se puede) sin ellos. 2014 será un segundo y aún más importante punto de inflexión para el grupo (el primero llega ya mismo, claro está). Veremos si las fuerzas ayudan a Pau Gasol y a alguno más a despedirse de esos Juegos Olímpicos que tanto motivan en Río 2016. Pensamientos con el corazón más que con la cabeza, porque el final de una era y el principio de otra nueva y bien distinta se empiezan a dirimir este septiembre.

Pocos peros se le pueden poner a la plantilla que viajará a Eslovenia en cuanto a los bases. Sergio Rodríguez y José Calderón llegan en un gran momento de forma, con Ricky Rubio cada día más recuperado de su lesión. Ojalá veamos a Sergio Llull como escolta tras un año bastante irregular, algo que también ha padecido Fernando San Emeterio. Rudy Fernández debe ser uno de los líderes ofensivos de la selección, aunque también se le espera a buen nivel en labores defensivas. Esperemos que se olvide de su reciente mal trago con los triples y que contenga sus a veces impetuosos modales en la cancha. Más siendo el capitán del equipo, que hay que dar buen ejemplo a la chavalería. Algo aportará Álex Mumbrú, aunque yo le veo más como cohesionador del vestuario.

Está claro que necesitaremos un juego exterior solvente para luchar contra defensas cerradas en la pintura y el que nos representará es de un nivel notable.Quizá nuestro mayor problema se encuentre en el juego interior, constituido por una referencia indiscutible (Marc Gasol) y cuatro buenos complementos (Germán Gabriel, Pablo Aguilar, Víctor Claver y Xavi Rey).

Como siempre, Claver es una auténtica incógnita y lo de respirar hondo y contar hasta 10 ya no debería servir con él. Su papel nunca ha sido relevante en la selección (tampoco era necesario que lo fuera), pero ese cuento ya se ha acabado. Debe dar un paso al frente, más cuando todo parece indicar que será el ala-pívot titular de España a pesar de su condición de alero. Aun así, la batalla con Pablo Aguilar por salir de inicio como ‘cuatro’ debería ser cuanto menos disputada. El nuevo jugador del Valencia Basket (precisamente antiguo club de Claver) tiene buen tiro exterior y, para mi gusto, algo más de físico y mordiente en la zona. Todos sabemos de sobra lo que ha ofrecido Víctor en anteriores eventos con la selección, así que el experimento no sería nada descabellado. Quién sabe, quizá Claver se crezca ante la mayor oportunidad para demostrar su valía que se ha encontrado en sus cuatro años con la absoluta. Le seguirá sobrando competencia, no obstante.

Germán Gabriel y Xavi Rey son referentes en la ACB, pero éste es su primer gran torneo con España (también lo es para Pablo Aguilar). Su trabajo y sus ganas les ayudarán a hacerlo lo mejor posible aun poseyendo a priori un rol más secundario que el resto… en la pista. En el vestuario, todos son protagonistas.

En resumidas cuentas: una plantilla de calidad media-alta y un grupo humano (como siempre) sobresaliente, buena mezcla de juventud y veteranía. Hay muchas dudas: ¿Se abusará del Marcsistema y éste será tan efectivo como el protagonizado por su hermano? ¿Qué pasará si uno de los referentes no tiene el día? ¿Cómo responderá la segunda unidad?… Esperemos que estas y otras cuestiones se resuelvan a nuestro favor, aunque la más importante de todas ellas es la siguiente: ¿Habrá medalla para España?

Como dice el título de este artículo: no están todos lo que son, pero… ¿por qué no? Hay suficiente sangre baloncestística en las venas de estos jugadores como para descartarlos de antemano de la lucha por el título. Puede que el oro no sea tan factible como en anteriores ocasiones y que haya que rebajar las miras según avance el campeonato. Tampoco nos vendría mal, porque, aunque el futuro venga pisando fuerte, las vacas flacas terminarán llegando. No sabemos cuándo ni dónde, pero llegarán.

Si hay medalla, será un orgullo; si esta vez toca transición, bendita sea. De lo que no podemos ni debemos dudar ni un segundo es de la voracidad y competitividad de la selección española de baloncesto. Llegarán hasta donde puedan. Si la baza vuelve a ser el oro, juguémosla con determinación, pero también, y esta vez más que nunca, con cautela.

 

————–

Millán Cámara en Twitter: @millancb y @whereah

(Artículo incluido en la Guía del Eurobasket 2013 de BasketMe)

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins