Google+
sep 18, 2013

Enviado por en Blog Resultados NBA | 0 Comentarios

El sueño sigue latente

El sueño sigue latente

Un partido de cuartos de final sin historia es una muy buena noticia para España, pero todo hay que decirlo: ya estamos acostumbrados a sorpresas positivas de este tipo en los cruces. La participación de la selección española en los últimos torneos internacionales siempre ha ido del menos de una primera fase llena de sombras al más en unos serios encuentros del todo por el todo. Serbia fue un juguete en manos de un niño enrabietado que quería que su madre le levantara el castigo lo antes posible. Los balcánicos acabaron rotos, por supuesto. La reacción, furiosa y convincente, fue la anhelada por todos.

Se jugó a la altura de las circunstancias. Hubo triples, fluidez y un recital de Sergio Rodríguez, que sigue aportando al equipo un desparpajo difícilmente superable. Rudy le acompañó dirigiendo las operaciones en ataque, aunque todos (salvo Xavi Rey) lograron anotar. La intensidad se mantuvo inalterada durante gran parte de los 40 minutos de juego y las dispersas reacciones serbias no llegaron lejos. Quizá los jugadores balcánicos estimaban más a nuestros jugadores que nosotros mismos, sumidos en una espiral donde el negativismo hacia el combinado nacional era mayoritario. Críticas a diestro y siniestro y pesimismo por bandera.

España ha cambiado sin Pau, Navarro, Reyes e Ibaka, pero su esencia permanece. El dominio que antes se nos exigía por decreto ha aparecido con cuentagotas en Eslovenia. No somos lo que fuimos, pero la casta nunca se pierde. Los escépticos estarán decepcionados y los optimistas henchidos de satisfacción. ¿Estamos más cerca del oro, del bronce o de la nada? No seré yo quien intente resolver tal arriesgada cuestión. Disfrutemos del triunfo durante unas pocas horas, que bien nos lo merecemos. Muchas dudas se han bajado del carro, aunque permanecen a la expectativa por si hay que volver a incordiar.

Estos jugadores son demasiado nobles como para rendirse a las primeras de cambio. Lo de tirar la toalla no va con ellos, al menos a la hora de la verdad (en otros horarios, vaya usted a saber). El sentimiento de grupo/familia/piña está tan implantado en los doce que los límites entre las consignas técnicas y la autogestión son cada vez más borrosos. Tiran adelante azuzados por la propia determinación o por la ajena, pero lo hacen. La voracidad española no tiene ni mucho menos asegurado el premio final, pero debería aplaudirse se llegue a donde se llegue. No es fácil encontrar el rumbo hacia puerto sin la presencia de los faros más luminosos y esbeltos. Que se lo pregunten a buena parte de los compañeros de penurias de España.

A pesar de los buenos y malos momentos (seguro que el rechinar de dientes aún no ha concluido), se ha llegado a semifinales. Allí espera Francia, un rival de sobra conocido últimamente. Los galos tampoco se han librado de las bajas, pero aún cuentan en sus filas con un tal Tony Parker. El duelo de bases promete y mucho, aunque la batalla en los tableros es otra historia. Veremos si Marc Gasol (del cual tampoco se necesita brillantez a todas horas, como se ha podido comprobar) encuentra más facilidades sin Noah como par. Los franceses también presentan un irregular currículum previo, pero el enfrentamiento está lleno de alicientes. Recordemos que la última vez la diferencia final fue de un punto favorable a España. Amistoso, sí, pero referencia al fin y al cabo.

La (enésima) final está muy cerca. Sólo hace falta que los chicos crean y que nosotros creamos con ellos. Será entonces cuando nuestro sueño se convierta en la más bella de las realidades. El más difícil todavía épico, increíble y sobre todo ilusionante que a todos nos gustaría que tuviese lugar. Los que amamos este deporte sabemos que aquello de ganar tres veces consecutivas un EuroBasket son palabras mayores. Palabras que evocan a tiempos pasados, en los que sin embargo no se consiguió tal gesta.

El lema con el que titulé mi primera columna sobre el torneo (aplicable a buena parte de los equipos aún en liza) sigue muy vigente: no están todos los que son, pero ¿por qué no? Ahora más que nunca, el combinado español debe preguntárselo.

————–

Millán Cámara en Twitter: @millancb y @whereah

(Fotos: FIBA Europa)

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins