Google+
sep 9, 2013

Enviado por en Blog Resultados NBA | 0 Comentarios

El camino a seguir

El camino a seguir

Algunos dirán que un partido que tenga por adversario a Polonia no sirve ni servirá nunca para sacar conclusiones. Bien, no está de más recordar cómo acabaron los dos últimos enfrentamientos entre españoles y polacos; hubo victoria para los nuestros tanto en el EuroBasket de Lituania como en el amistoso disputado en Castellón hace unas semanas, pero las diferencias fueron escasas (83-78 y 70-66 respectivamente). Está claro que los polacos no han sido un rival de medio pelo para España nunca (aquella época inmemorial en la que nos ganaban siempre debió ser un tanto desquiciante). Sin embargo, la historia fue distinta ayer y los agobios de nuestros últimos partidos contra Polonia dieron paso a la más absoluta de las calmas.

Recordemos cómo llegaba España al partido: taciturna, espesa y generando unas cuantas dudas en ataque. La victoria era la única opción posible (cuanto menos pendiente haya que estar de las cuentas en un torneo de selecciones, mejor). Así lo entendieron los doce españolitos que nos representan en Eslovenia, empezando el partido como un auténtico ciclón y concluyéndolo de la misma manera. Polonia apenas olió la bola en una primera parte nefasta, en la que consiguieron tan sólo 13 puntos. Una anotación histórica debido a su escasez ante un combinado español que recuperaba la fluidez y el dinamismo ofensivo. El partido ni siquiera tuvo historia suficiente como para dar pie a un cuento. Más bien sería una fábula.

La circulación de balón volvió a ser tan vertiginosa y efectiva como antaño, los triples besaron la red con la asiduidad de los días de vino y rosas y la anotación estuvo muy repartida. Todos degustaron las mieles del incontestable triunfo, desde un Ricky Rubio cada vez más consistente y seguro de sí mismo en el tiro a un Sergio Rodríguez soberbio desde la línea de tres puntos, pasando por la alargada sombra de Marc Gasol y la actividad incesante de Rudy Fernández.

89 puntos aderezados con una intensidad soberbia en defensa. España controló tan bien las líneas de pase que obligó a Polonia a concentrarse más en no perder balones que en anotar durante los dos primeros cuartos. Más de lo mismo en la segunda parte, aunque con mayor intensidad polaca y menor por parte española. No obstante, la diferencia en el electrónico ya era demasiado abultada como para cambiar de tercio. Tocaba disfrutar de una bien merecida ventaja.

Aunque no lo parezca, se pueden sacar cosas en claro de este partido. Yo me quedaría con dos: circular el balón de forma fluida sea cual sea el rival y el juego en equipo. Si unimos muchos pequeños granitos de arena, se acaba formando una montaña. Los jugadores españoles han visto que esta teoría funciona a las mil maravillas atrás; ahora hace falta seguir aplicándola delante de la canasta. No ganamos por treinta y seis puntos debido a la inercia o a la poca entidad de la Polonia a la que nos medimos. La suerte estuvo de nuestro lado porque nos molestamos en buscarla y así debe ser siempre. Nuestro mejor partido del torneo no fue el de Croacia, sino éste. Mejor, porque lo realmente importante ya está a la vuelta de la esquina.

Nos queda un partido trámite en toda regla ante Georgia (nosotros ya clasificados, ellos fuera) para cerrar la primera fase, aunque toca ganar para que el balance sea el mejor posible. Hay que mostrar buenos síntomas, pero es inevitable mirar de reojo a una segunda ronda que se presenta apasionante y realmente complicada. Nos esperan tres auténticas finales con Grecia, Italia y Finlandia como parejas de baile. Sí, nos veremos las caras con lo más granado de este EuroBasket, qué le vamos a hacer. A arremangarse y a estar dispuesto a recibir estocadas de todo tipo. Si se transita por una senda como la que recorrimos ayer, todo será más fácil.

Mientras tanto, las incógnitas abundan en los grupos A y B. En el primero, Francia es la única selección clasificada matemáticamente para la antesala de los cruces, con Ucrania, Bélgica, Gran Bretaña e Israel peleando por dos plazas. En el segundo, Serbia es la única con el futuro asegurado y Letonia, Bosnia, Macedonia y Lituania aún no saben qué será de ellas. En el grupo C hay menos complejidad: parece que Croacia o República Checa acompañarán a Eslovenia y España.

Por otro lado, ya hay unos cuantos equipos con las maletas hechas: Alemania, Montenegro (otra aspirante venida a menos), Georgia, Polonia, Turquía, Suecia y Rusia. La primera criba está a punto de finiquitarse.

————–

Millán Cámara en Twitter: @millancb y @whereah

(Fotos: FIBA Europa)

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins