Google+
sep 6, 2013

Enviado por en Blog Resultados NBA | 0 Comentarios

Una derrota a tiempo siempre viene bien

Una derrota a tiempo siempre viene bien

Tras la victoria de ayer ante Croacia, algunos se atrevieron a calificar a la selección española de ‘rodillo’, de reina del mambo, de campeona del Eurobasket de antemano. Como siempre, adelantar acontecimientos equivale a cometer un craso error y a llenar  el baloncesto patrio de esos aires de superioridad inapelable frente al resto tan nocivos que rodean a nuestro equipo nacional de fútbol. Por eso viene de perlas que Eslovenia (anfitriona y aspirante al cetro continental, no lo olvidemos) haya tenido a bien pararnos los pies en la segunda jornada. El cotarro hay que ganárselo con hechos, no con meras y burdas suspicacias.

Hay varios factores que pueden ayudar a comprender mejor la primera derrota de los pupilos de Juan Antonio Orenga en el torneo. Éstos son los principales para mí:

1)Ataque sin rumbo. España sólo anotó un punto más que ayer (69 frente a los 68 endosados a los croatas) en su segundo encuentro. El juego vibrante, rápido y de clara vocación ofensiva que caracterizaba a la selección en otros tiempos parece brillar por su ausencia estos días. No hay un patrón claro a seguir, las imprecisiones son recurrentes y el balón quema. Predomina la anarquía, positiva en ocasiones pero nociva cuando se es incapaz de distinguirla del orden y el concierto. ¿Alguien sabe a ciencia cierta a qué ha jugado el equipo en ataque durante su todavía corto periplo en este campeonato? Y lo más importante: ¿dónde quedó ese gusto añejo por el contraataque?

              2)Tiro exterior inofensivo. El triple ya no parece un arma con la que se pueda contar. Aparece a cuentagotas y su mayor (y puede que único) exponente es un Calderón de mecánica de tiro deliciosa. El resto contabiliza mediante fallos gran parte de sus intentonas desde la línea de tres puntos. Los equipos con buenos tiradores pueden ponerse las botas contra nosotros, como demostró Eslovenia aun con un porcentaje ligeramente superior al nuestro.

3)Las rotaciones en la pintura. Está claro que Marc Gasol es el gran referente del equipo español a día de hoy, pero su cuerpo no está para descansar únicamente entre tres y seis minutos por partido. La carga física del pívot de Memphis Grizzlies es muy considerable a estas alturas del año y no conviene forzar mucho la maquinaria. Quizá Germán Gabriel y Xavi Rey no sean los mejores suplentes del mundo, pero merecen y deben participar de las rotaciones. Pablo Aguilar tiene menos motivos para quejarse en cuanto a minutos de juego, pero la posición de ala-pívot también necesita recambios más continuos (Claver jugó 28 minutos). El cansancio acabó haciendo mella en el equipo y su actitud defensiva, notándose especialmente en los componentes del juego interior.

4)Escasez de referentes. Hubo un tiempo en el que las plantillas del combinado español se caracterizaban por cumplir a rajatabla aquello de “sumamos todos”. Esta dinámica dejó de ser tan marcada hace algunos veranos y ante los anfitriones quedó claro que el día en el que los líderes (Marc, Calderón y Rudy) vuelan demasiado solos, el sufrimiento es extremo. Sergio Rodríguez fue el único secundario que se atrevió a desafiar esta lógica tímidamente.

 

No todo fueron pegas, claro está. La defensa funcionó de maravilla… hasta la segunda parte, en la que el fondo físico español se derrumbó ante las múltiples alternativas eslovenas (por cierto, qué poco disimulada es la estrecha relación entre Maljkovic y el baloncesto control…). Sí que podemos ahogar nuestras penas de alguna manera con el rebote, faceta que se dominó con suma facilidad.

Sabíamos a lo que veníamos a Eslovenia (quien responda “a ganar el oro” posee mi total admiración por su ferviente creencia en que tal suceso ocurrirá). El favoritismo sigue ahí, pero es el “a posteriori” lo que nos interesa. Si alguien creía que esto sería un paseo por la alfombra roja, espero que ya se haya dado de bruces con la cruda realidad. A ver si el descanso nos sirve para concienciarnos no sólo de que la medalla deseada hay que refrendarla en la pista, sino también de que lo más seguro es que al menos una derrota nos acompañe en el casillero de la hipotética segunda fase.

En otro orden de cosas, la temperatura de este Eurobasket sigue en ebullición. Equipos como Letonia, Ucrania, Georgia (a pesar de su derrota por la mínima) y sobre todo Finlandia prometen mucho picante en lo que queda de preliminares. Otros, como Serbia o Italia, empiezan a ser una realidad más allá de las escépticas previsiones que se manejaban en torno a ellos, mientras que Turquía, Rusia o Macedonia siguen jugueteando con el peligro. Francia, Croacia y Bélgica intentan remontar el vuelo igualando balance con Alemania, Montenegro, Lituania, Gran Bretaña y República Checa; Israel, Bosnia, Polonia y Suecia comparten ostracismo.

————–

Millán Cámara en Twitter: @millancb y @whereah

(Fotos: FIBA Europa)

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins