Google+
mar 23, 2013

Enviado por en Blog Resultados NBA | 1 Comentario

Pinceladas de 1ª ronda. March Madness 2013

Pinceladas de 1ª ronda. March Madness 2013

Tras toda la celebración, hubo un jugador que fotografiaba con su móvil  el cuadro de emparejamientos. No se podía creer lo que ese bracket le decía. Aunque minutos antes él lo había vivido desde el banquillo, viendo a sus compañeros derrotar a Georgetown (78-68), aún no daba crédito. Tras celebraciones, saltos en el vestuario, abrazos, aún no había caído de la nube,  quiso fotografiar esa pizarra en el vestuario, donde estaban todos los cruces.

La universidad de Florida Gulf Coast, como número 15 en su región, había podido con uno de los gallitos del torneo. Georgetown venía realmente entonado, tenía dos exteriores como Markel Starks y Smith-Rivera que anotaban suspensiones desde el vestuario. Un pívot veterano, sufrido, gran trabajador y tremendamente listo, como Nate Lubik, que se codeaba con las mejores potencias interiores del país. Y una estrella de ámbito nacional, Otto Porter Jr., que buscaba confirmación aquí. Pero no fue ni el sitio ni el momento. Georgetown lleva perdiendo en demasiadas ocasiones en primera o segunda ronda, con rivales muy inferiores según los números, porque partían del puesto 10 para abajo en su región. Virginia Commonwealth, Davidson, Ohio…son ya muchos los descalabros prematuros.

Éste fue un número 2 frente a un 15. ¿Hay mucha diferencia entre un cabeza de serie de su región y un número 2? Francamente, no. ¿Y entre un 15 y un 16? Menos aún. Con esto, reafirmo mi idea que un número uno acabará cayendo más temprano que tarde ante un número 16 (situación que nunca se ha dado desde que el formato del Torneo Final pasó a 64 equipos allá en 1985). Y prueba de ello es que, tanto Gonzaga como Kansas, entraron en el último minuto del choque con 5 puntos de ventaja. Southern, un pequeño college con estudiantes en exclusividad de raza negra y Western Kentucky, les mostraron que con los tiempos que corren, no es ninguna quimera.

No deja de ser curioso que los entrenadores de los equipos de élite, vean estos colleges de conferencias llamadas ‘mid majors’ (lo que sería el equivalente a equipos de conferencias pequeñas, o exentos de las 6 grandes al menos), con envidia de una manera de trabajar cíclica, paciente y con mucha más lógica, puesto que conservan el bloque de jugadores los cuatro años. Los grandes programas tendrán las estrellas, pero el ‘one and done’ acaba por precipitar y forzar en el tiempo proyectos. Cuando llegan a este torneo final, un entrenador no ve más que a cinco niños, con mucho talento, eso sí, ante equipos veteranos que se conocen, que tienen cientos de horas más de entrenamientos juntos y cómo sus aspiraciones se van al traste cuando encaran un Butler, Virginia Commonwealth, Davidson o Wichita State. Ayer, fueron Florida Gulf Coast, que con un juego de pases extraordinario, con Filip Cvjeticanin, hijo del idolatrado Danko, alero de la Cibona de Zagreb y Estudiantes, aunque con muy poco protagonismo a decir verdad, se convirtieron en una nueva ‘envidia’ de los grandes.

UCLA ni compitió en el partido de primera ronda ante Minnesota. Cayó eliminado (83-63) y ahora me pregunto ¿será este el final del triste paso de Shabazz Muhammad en la NCAA? Nos deparará tardes de gloria en la NBA, estoy convencido (veremos si llega al nivel de James Harden, por ejemplo, jugador al que se asemeja mucho). Sin embargo, este paso en la universidad más laureada de la historia de la NCAA, entre sanciones, irregularidad, sin pena ni gloria, no deja de ser una situación que pueda entristecer. Posiblemente sera el único que de el salto a la NBA de forma prematura, pero el que alguien llegue con tal fama, para que su equipo pase con más pena que gloria, no mitifica a su universidad, precisamente.

La paliza se la llevó Montana de parte de Syracuse (81-34), y aunque ya no digo nada desde la derrota de Georgetown, me siguen pareciendo mis favoritos al título. Me gusta ver cómo St. Louis mantiene en su juego la inercia del año pasado, inculcada por Rick Majerus, que en paz descanse. Y que con la mencionada derrota de UCLA a manos de Minnesota, una vez más reivindicar el excelente trabajo que está haciendo en ese programa Tubby Smith, aquel entrenador de raza negra que consiguió el título de la NCAA en su primera temporada en Kentucky, en 1998, tras suplir en el cargo al gran Rick Pitino y que, con un puñado entre los ‘Golden Gophers’ los ha situado entre la élite nacional, sacando a la universidad del ostracismo en el que se veía sumergido en la Big Ten.

La segunda ronda  (tercera en la actualidad. Pero, ¿qué quieren que les diga? Uno es un clásico y la seguiré llamando así) no es para perder detalle. La tremenda igualdad hace que, lo que hace unos años se veía en el Sweet 16, ahora parece que se adelante una ronda. En ella, por ejemplo, volveremos a vivir un Marquette-Butler, que dejó heridas por el camino desde el torneo de Maui. Y es que, ¿quieren ver cómo acabó aquel partido disputado en Noviembre? Vean, vean y que lo que nos espera esté cercano a esto.

————————————–

Antonio Rodríguez en twitter: @tonystorygnba

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins