Google+
nov 12, 2012

Enviado por en Blog Resultados NBA | 2 Comentarios

Pues va a ser Mike D´Antoni

Pues va a ser Mike D´Antoni

A través de las redes sociales, muchos aficionados tenían temores sobre el tipo de juego que aplicaría el próximo entrenador de Los Angeles Lakers en esta plantilla, que tan pobres resultados dio en los primeros enfrentamientos y que fueron motivo, en parte, de la destitución de Mike Brown.

Por un lado, la mayoría prefería a Phil Jackson. La mayoría en España…y en Estados Unidos. Muchos medios de comunicación a lo largo de este frenético fin de semana, hacían cábalas sobre la posibilidad de volver a contratar los asistentes que tuvo Jackson en los últimos años. O sea, que hubo  un momento en que se habló con más inquietud si Brian Shaw, actual asistente en los Pacers, aceptaría la oferta angelina, más que quien ocuparía el cargo de Head Coach. Tengo la sensación que aquí había mucho de “más vale lo bueno-buenísimo-admirable conocido, que lo (…) por conocer”. A Mike Brown lo han crucificado tácticamente por la malísima defensa que se estaba haciendo del pick&roll central. Ya el debut ante Dallas y sus rápidos jugadores, mostró tales vergüenzas a las claras. Ni hay muchas piernas frescas en los exteriores para ser rápidos, ni tampoco lo había con la movilidad de los grandes. Aquello era un coladero que valió no pocos gestos de frustración de Brown. Pues no debiéramos olvidar que esos mismos males fueron dura crucifixión por parte de los Mavericks en la despedida de Phil Jackson, con aquel 4-0 que significó uno de los poquísimos lunares en la carrera del tipo de Dakota del Norte. Ni un atisbo de cómo frenar aquello en los cuatro envites, oiga.

Quiero decir con esto, que Jackson era la mejor opción ahora, pero no la única. El elegido, finalmente es Mike D’Antoni y ahora muchos en España se preguntan qué va a hacer con sus dos estrellas interiores y por lo que nos compete, qué va a hacer con Pau Gasol. Como todos ahora, yo tengo dudas de cómo será utilizado. Sin embargo, me calma el tener la absoluta seguridad que Pau Gasol siempre hace la vida fácil a un entrenador. A cualquier entrenador. Y puede que más aún en este caso.

De Mike D’Antoni tenemos sobre él un imaginario y pesado yugo, de su horrible periplo en los Knicks, junto con otro -pensemos en positivo- mucho más exitoso en los Phoenix Suns, donde los pívots no contaban mucho. A excepción de Amar’e Stoudemire, cuya movilidad y amplitud de rango en su juego, son una mezcla que en nada se parece a Dwight Howard ni Pau Gasol y donde Steve Nash hacía y deshacía a su antojo. Al menos tienen esto último. Ahora, juguemos a las adivinanzas. Realmente, no creo que sea tan impredecible el juego que veremos.

Digamos que con este equipo en ataque, se puede hacer de todo. Cojamos el quinteto, uno por uno y pronunciemos sus nombres, dos veces cada uno. Nos llenan la boca por sí solos y eso es algo que nunca debemos olvidar, la enorme calidad que atesoran. Ahora eso lo unimos a la forma alegre y dinámica que tiene D’Antoni de jugar y no puede salir nada malo de ahí. ¿Ganar el título? Nadie lo sabe. ¿Divertirnos? A quintales. Eso sí, tendrá que ser diferente. Los entrenadores se acoplan, aunque muchos no lo crean, a lo que tienen. El italo-americano (realmente debe ser al revés. Creo que se nacionalizó italiano cuando tenía treinta y muchos años ya) sabe que Steve Nash no es “su” Nash de los Suns. Ahora está un paso más lento. También sabe que sus hombres altos no tienen la explosividad de Amar’e. Y si hay uno que pueda tenerla (Dwight Howard), porque habrá que darle tiempo a la recuperación de su tierna espalda aún, a 4 metros del aro es totalmente inofensivo. Pues aquí entra Pau Gasol, que será como el “comodín de la llamada” para todo. Si tras el bloqueo, Howard no ha ganado una posición amenazante, pues Nash, en vez de amasar el balón como hacía antes, la pasará a Gasol. Que el canadiense, por estar más lento, no consigue irse de su pegajoso par y no ve pase claro, a Gasol. Pau Gasol, que tendrá un rango exterior, porque hay que hacer sitio a Dwight Howard para que haga su trabajo en la zona, será el segundo base. Porque Pau Gasol es un ángel, más que un laker, pasando. Por eso tengo la seguridad que, aún siendo pick&roll lo utilizado, los dos pívots se necesitan en la cancha. ¿Echaremos de menos el triángulo  ofensivo? A mí, con que pasen el balón, me basta. Y a eso están condenados. Y todo esto, sin hablar aún de Kobe Bryant, al que se le intentará cambiar lo menos posible su juego…siempre y cuando asuma que ahora tendrá menos balones, que hay más por repartir. Pero de eso era consciente ya este verano, seguro. Kobe es capaz por sí solo de solventar jugadas complicadas. No hay más que añadir.

En definitiva, más pases en general. Más que en Phoenix y por supuesto, por supuesto, muchos más que en su etapa neoyorquina. Pases que pueden hacerse, porque hasta los años a Dwight Howard le están haciendo aprender y ser mejor pasador desde poste bajo. Pero pases con fluidez, con rapidez. Mucha más rapidez que lo visto hasta ahora. Claro, que también era eso lo que pedía Mike Brown desde la banda. Quizás caían en el mismo vacío que el respeto que le debían sus jugadores como entrenador. Y sobre la defensa, pues visto que les han machacado a nada que había entre los rivales un base avispado y hábil para el bloqueo y continuación y un tipo rápido, quizás sea la zona una buena opción inicial hasta que vayan ajustando sistemas. Con Pau y Dwight, definitivamente, es una buena  opción.

Mike D’Antoni les pedirá la mayor movilidad posible, en líneas generales. Por eso, lo que no me cuadra mucho lo de Metta World Peace dentro del quinteto (él deberá llegar donde otros no lo hacen. Y para eso se necesita al Ron Artest…del 2002, por ejemplo), al igual que un banquillo que deberá arriesgar, morir en defensa y estar aplicados en el lanzamiento exterior.

Que quede claro que ningún entrenador tiene una biblia particular que aplicar a hierro y fuego. Que quede claro que el equipo de los Lakers son un bazar precioso para hacer muchas cosas (que no son los Wizards, vaya). Que de su mano está el deseo por volver a esforzarse (Kobe Bryant es un líder perfecto para eso). Y que los Lakers volverán a ser los que se suponía este verano: divertidos, estéticos, excitantes…¿campeones? Ni se había ganado de antemano ningún título con la llegada de Phil Jackson, créanme, ni se da por perdido con la venida de D’Antoni. Que todo se andará.

Antonio Rodríguez en twitter: @tonystorygnba

 

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins