Google+
nov 11, 2012

Enviado por en Blog Resultados NBA, Noticias | 5 Comentarios

Cinco nombres para un banquillo caliente

Cinco nombres para un banquillo caliente

La fulminante destitución de Mike Brown como entrenador del que para muchos es el equipo más glamuroso del planeta en cualquier deporte, Los Angeles Lakers, ha destapado, como no puede ser de otra forma, una tormenta de rumores y candidatos a sucederle en la dirección técnica de la histórica franquicia californiana. Tras un nefasto arranque liguero, con un solo triunfo en los cinco primeros partidos disputados, la decisión de la destitución de Brown no ha hecho sino demostrar el error que supuso mantenerlo tras la pasada temporada.

En estos momentos, todo hace indicar que el próximo entrenador de los Lakers saldrá de un grupo de cinco candidatos si no se produce un vuelco inesperado en las próximas horas. Cualquiera de ellos ha de saber que la exigencia será máxima, pues muchos de los grandes expertos del baloncesto mundial consideran la de los Lakers una plantilla con la inexorable obligación de volver a la final de la NBA. Pero repasemos a los posibles candidatos:

-Bernie Bickerstaff: es el actual entrenador interino de los angelinos tras el cese de Mike Brown, y lo seguirá siendo mientras no cuajen las negociaciones con otro entrenador. A sus 68 años, Bickerstaff tiene una amplia experiencia en los banquillos y los despachos NBA. Sin embargo, su estreno victorioso al mando de los Lakers, con un holgado triunfo ante los Warriors de Golden State, y con mejores sensaciones sobre la cancha, no le permite tener muchas posibilidades de ser el próximo técnico angelino. De hecho, dichas opciones parecen reducirse, única y exclusivamente, a que ninguno de los otros favoritos acepte, por las razones que sean, el cargo de “Head coach”.

-Brian Shaw: gusta mucho como posible candidato, y muchos tienen claro que algún día será entrenador laker. Sin embargo, parece claro que éste no es aún su momento. No en vano, Shaw, ganador de 5 anillos de la NBA con el equipo púrpura y oro (tres como jugador y dos como entrenador asistente de Phil Jackson), ejerce actualmente como ayudante de Frank Vogel en los Pacers de Indiana, equipo joven y en crecimiento que ya el año pasado estuvo a punto de apear en los play offs a los Heat de Miami, campeón a posteriori. Dicha relación contractual con los Pacers hace francamente complicado que su nombre sea el elegido aunque, dicho sea de paso, tampoco es el principal candidato.

-Jerry Sloan: a partir de aquí la cosa se pone, pues entramos en la terna de principales candidatos. Sloan Ha sido veintiséis años entrenador NBA, pero sólo conoce dos banquillos.  Así, tras tres temporadas en los Chicago Bulls, donde fue jugador, dirigió durante veintitrés campañas a los Jazz de Utah, alcanzando los mayores hitos de la franquicia de Salt Lake City, a la que llevó de la mano de John Stockton y Karl Malone, a disputar dos finales consecutivas de la NBA, cayendo en ambas a manos de los Bulls de Michael Jordan. Jerry Sloan es un entrenador capaz de sacar petróleo de plantillas más o menos limitadas, y pocos se imaginan el límite que tendría con una plantilla como la angelina. Empero, quizá por sus años en Salt Lake City, no hay duda de que Sloan demandaría un fuerte control del vestuario y una disciplina en la cancha que quizá no case en exceso con la megaestrella Kobe Bryant. El veterano entrenador (70 años) no firmaría con los Lakers si no es bajo unas estrictas condiciones que no resulta sencillo que acepte Bryant.

-Mike D´Antoni: se trata de uno de los entrenadores que ha practicado un juego más espectacular en la última década en la NBA. Sus Phoenix Suns no ganaron anillo, precisamente siendo derrotados por los Lakers en su gran oportunidad,  pero dejaron muestras de un juego rápido y muy vistoso al mando de… Steve Nash. Obviamente, el canadiense es su gran valedor. Su llegada supondría una revolución tremenda para un equipo poco acostumbrado a correr bajo la batuta de Brown. Y a priori, supondría un arma de doble filo para Pau Gasol, pues, si bien el de Sant Boi se desenvuelve perfectamente en un juego a campo abierto, la presencia en el equipo de otro pívot tan dominante como Dwight Howard (y mucho más joven que Pau), quizá le restaría importancia, toda vez que D´Antoni no suele gustar de jugar con hombres muy grandes, debido a esa velocidad que suelen imprimir sus equipos. En todo caso, el que fuera jugador del Olimpia de Milán en los 80 acaba de ser operado de una rodilla y su incorporación a los Lakers no podría ser inmediata en ningún caso, lo que le resta opciones.

-Phil Jackson: es el gran deseo de la gerencia angelina, y de sus aficionados en general. Sus once anillos de campeón, seis con los Bulls de Jordan y cinco con los Lakers de Bryant, llevaron al Staples Center a cantar insistentemente en el encuentro frente a los Warrios aquello de “We want Phil!” (¡Queremos a Phil!), así que el pueblo soberano ya ha expresado su opinión. Sin embargo, su mala, o muy mala relación con los actuales gestores angelinos, pese a estar casado con la hija del propietario, Jeannie Buss (imprescindible leer el serial de hace unos meses de Miguel Ángel Paniagua al respecto), no va a hacer nada fáciles las negociaciones. Eso, y el hecho de que Jackson es, al menos oficialmente un entrenador retirado, debido a sus problemas crónicos en las caderas que le obligan, por ejemplo, a utilizar sillas especiales durante los partidos. Sin embargo, pese a las dificultades, es sabido ya que las negociaciones han comenzado, y que ambas partes son partidarias de llegar a un acuerdo, si bien falta por ver si las exigencias de Jackson, de quien se especula que podría pedir no dirigir todos los encuentros, faltando especialmente a muchos de ellos fuera del Staples Center, serán o no aceptadas por los Lakers, que pretender elegir su próximo coach durante la próxima semana. Dicho el hándicap, huelga decir las ventajas que tendría su fichaje, pues parte del núcleo duro del vestuario lo avalaría a ojos cerrados, y además resultaría a priori sencillo incorporar los sistemas ofensivos de un entrenador que abandonó los Lakers no hace ni dos temporadas. La gran duda surgiría por el uso que haría de Steve Nash, pues nunca los equipos de Jackson (ni Bulls ni Lakers), tuvieron un base que acaparara tanto balón como el canadiense.

Así pues, la batalla por uno de los cargos más bonitos, y difíciles, de este planeta ha comenzado. Y, aunque todo sería muy sencillo si Jackson y la familia Buss (y el General Manager Mitch Kupchak) llegaran a un acuerdo, pues es lo que todos desean, prepárense para una ola de rumores durante los próximos días.

 

José M. Puertas en Twitter: @josempuertas

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins