Google+
oct 30, 2012

Enviado por en Blog Resultados NBA | 0 Comentarios

So long, Mr. Stern

So long, Mr. Stern

Todo llega a su fin y la carrera de David Stern como comisionado de la NBA no es una excepción, y hace unos pocos días nos llegaba la noticia de que su “ternure” acabara en 2014 siendo reemplazado por el aprendiz Sit…. estoooo por el segundo al mando, Adam Silver. Desde luego su “legislatura” ha estado lejos de ser perfecta, pero es muy probablemente el mejor Comissioner que ha pasado por cualquiera de las grandes ligas deportivas americanas. Ha tenido sombras por supuesto, pero la valoración general es de sobresaliente alto.

Nació el 22 de Septiembre de 1942 en New York pero creció en New Jersey, Stern tuvo su primera relación con la NBA en 1962 como consejero externo a la liga, 12 años después en 1978 pasó a ser Consejero General de la NBA (algo así como el jefe del departamento legal) a las órdenes de Larry O´Brien. En 2 años paso a ser Vicepresidente Ejecutivo,y durante los 4 años en los que estuvo en el puesto impulsó dos proyectos que representan parte de su visión de la liga, la introducción de los controles antidoping / drogas, para limpiar la desastrosa imagen de la NBA con respecto a este asunto, y quizás la más importante, la creación del Salary Cap, en lo que sería el germen para la igualdad entre los equipos y el buen reparto de los beneficios entre propietarios y jugadores (al menos esas eran las intenciones). Finalmente el 1 de Febrero de 1984 O´Brien se retiro y Stern asumió el cargo de Comisionado de la NBA.

En estos 28 años, Stern ha conseguido transformar una liga en crisis económica y de imagen, en uno de los mayores productos deportivos en todo el planeta. Obviamente no todo ha sido por obra y gracia de su mente o voluntad, tuvo la suerte de llegar al cargo en el “prime” de la rivalidad de Magic y Bird. También que pocos meses después, tuvo lugar el que, para muchos, fue el mejor Draft de la historia de la liga con jugadores tan mediáticos como Michael Jordan y Charles Barkley o tan talentosos como Olajuwon y Stockton. Pero no basta con tener un buen producto, hay que saber venderlo y es ahí donde Stern saco a relucir todo su talento. Primero creando una red de contratos televisivos por toda la nación, lo que mataba dos pájaros de un tiro, aumentaba considerablemente los ingresos de la liga y aumentaba su difusión, creando más afición, lo que aumentaba también los ingresos directos. Gracias al contexto ya mencionado en pocos años, la NBA, era el producto deportivo con mayor crecimiento de USA. Pero esto solo era una parte del plan, una vez asentada en Estados Unidos, Stern se lanzo al mercado global y su éxito fue aun más rotundo que en Estados Unidos. Gracias a varias iniciativas como la creación de partidos de pretemporada fuera de USA, venta de derechos a TV de todo el mundo, la apertura de la liga a jugadores extranjeros y permitir la creación del Dream Team, la NBA aumentó su seguimiento global en varios millones y con un crecimiento imparable a lo largo de esta época. Hoy en día es quizás la liga deportiva estadounidense con más seguidores fuera de Estados Unidos y es raro el Draft que no incluye varios jugadores internacionales. Obviamente esto no habría sido posible sin una buena imagen de la liga, otro de los aspectos más destacados de su mandato, la creación de normas al respecto, desde los ya mencionados controles antidroga hasta el “Dress Code” o los programas “NBA Cares” y “Basketball Without Borders”, estos dos últimos muy infravalorados bajo su labor de “marketing” donde se puede ver a esas “superestrellas” haciendo un estucado en una casa para familias desfavorecidas, sirviendo comida en un comedor social o jugando al baloncesto con los chavales de cualquier país fuera del primer mundo.

Otro aspecto notable de Stern ha sido el referente de la competitividad de la liga mediante la creación de la lotería del Draft, sucesivas modificaciones del CBA y creación de más franquicias. En 28 años ha habido 6 recolocaciones de equipos (Clippers, Kings, Grizzlies, Hornets, Nets y Sonics) y 7 franquicias nuevas se han unido a la liga (Hornets, Timberwolves, Grizzlies, Heat, Magic, Raptors y Bobcats). Y lo más importante, desde su llegada a la liga 6 equipos han ganado el título por primera vez su historia. Sigue habiendo desigualdades entre los equipos pero estas ya son casi imposibles erradicar ya que son inherentes al contexto de la franquicia.

Reseñables son también la creación de la WNBA y de la D-League. Con la WNBA Stern además de otra vía de negocio hace que la NBA desarrolle un aspecto progresista  en su imagen, además de dar respuesta a un cambio social que se desarrolló en los 80-90. La D-League, aunque ha tardado en arrancar y asentarse, se ha revelado como una herramienta utilísima, tanto para la repesca de talentos ignorados, como para el desarrollo de “prospects” que aun no están listos para la NBA pero que pueden ir adaptándose al profesionalismo.

 

Obviamente no todo ha sido radiante y positivo en Stern su mandato se ha visto salpicado de escándalos pequeños y grandes. Muchas veces se le ha achacado cierto toque tiránico y con un deseo por controlar hasta el último aspecto de la liga (con el Dress Code, por ejemplo) enfermizo aparte de mano dura ante cualquier jugador que osara retar al sistema o ensuciar aunque fuera mínimamente la imagen de la liga (el caso Arenas, The Malice at The Palace, Sprewell….). Otras tantas de meter mano en arbitrajes en orden de lo que las audiencias reclamaran (momento álgido, serie entre Lakers y Kings de 2002) o incluso en fichajes (Lakers -Hornets trade 2011). No hay que menospreciar la evolución que ha sufrido el baloncesto bajo su mano con la inclusión de pequeñas normas para mejorar el juego, como por ejemplo la posibilidad de revisión de jugadas al final de partidos y demás. Tampoco una buena intención que acaba en algo extraño como la prohibición de que jugadores recién salidos del instituto llegaran a la NBA, lo que en un principio podría ayudar a la NCAA pero que acaba por destrozar los programas deportivos universitarios a largo plazo. Pero sobre todo los puntos más negros han sido los 4 lockouts que han tenido bajo su supervisión, dos de los cuales han dado como resultado la perdida de partidos y temporadas regulares acortadas y condensadas. En general Stern ha sabido lidiar con los propietarios pero tras este último lockout se ha visto un cierto cansancio y falta de autoridad.

 

En conclusión, aunque haya tenido algunos aspectos negativos, el paso de David Stern por la NBA, no sólo la ha salvado, sino que la ha convertido en un espectáculo mundial, creando millones de aficionados en todo el mundo, con 11 oficinas fuera de USA y televisado en 215 países. Es muy probable que de no ser por este esfuerzo y visión global muchos de los que ahora seguimos esta liga la ignoraríamos.

 


Claudio Rueda en Twitter: @claunchin

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins