Google+
oct 22, 2012

Enviado por en Blog Resultados NBA | 17 Comentarios

Cuando el Barça es un problema

Cuando el Barça es un problema

Llevaba mucho tiempo pensando acerca de la conveniencia o no de escribir este artículo, pero ha llegado un momento en el que considero que se hace muy necesario.

En primer lugar, echemos un vistazo al pasado. El 9 de mayo de 2010, el Barça Regal, a las órdenes de Xavi Pascual, con un baloncesto generado a partir de la defensa, pero muy rápido y atractivo en ataque, lograba alzarse con el título de la Euroliga en París. El 86-68 ante el Olympiakos, con 21 tantos de Navarro, demostró cuál era, sin posible discusión, el mejor equipo de Europa en ese momento. Eran esos días en los que cada encuentro entre el Barça y el Real Madrid era una apuesta para ver por cuánto sería el triunfo de los azulgrana, pues el dominio catalán era tal en plantilla, sensaciones, y velocidad en el juego, que no cabía otra. El Barça hacía, sin discusión, el mejor baloncesto que se podía ver en el viejo continente.

Pero volvamos al presente. Todos sabemos que el comienzo del Barça esta temporada no ha sido el deseado para los culés. A la derrota en la Supercopa ante el Real Madrid se une el 0-2 de arranque en la Liga Endesa (por segunda vez en la historia de la liga), con la especialmente bochornosa caída ante el Blancos de Rueda Valladolid en casa como máximo exponente. Tras vencer el pasado domingo en Zaragoza, y encauzar el balance doméstico hasta el 2-2, el propio Xavi Pascual reconoció que “sufrir las dos derrotas iniciales hace que cada partido sea una especie de final”. En la misma línea, Pete Mickeal admitió que “en este equipo no hay excusas; necesitamos ganar todos los partidos”.

Vivimos en un momento de máxima preocupación por las audiencias en el baloncesto, con la Liga Endesa moviéndose en torno al medio millón de espectadores en los partidos del domingo en La1. Y cada vez son más las voces que claman por un cambio en nuestro deporte que lo haga más atractivo, a la vista del progresivo desinterés generado en el aficionado medio al deporte. Sin ir más lejos, en el comienzo de la temporada 2011-12, hace hoy poco más de un año, el propio Xavi Pascual admitió en una entrevista que tenía mayor interés por desarrollar un juego atractivo y recuperar audiencia para el baloncestos que por los propios resultados de su equipo. Un tiempo después, la cruda realidad ha dejado en evidencia al bueno de Pascual. O mintió al decir aquello, o sencillamente las circunstancias le han superado por todas partes.

Y es que el juego del Barça, y esto cada vez es una opinión más generalizada, no engancha a nadie. Nos guste, o no, el Barça a día de hoy se ha convertido en un problema para el baloncesto. Porque como bien dicen Mickeal y Pascual, no hay margen de error posible en un club así, y la única forma de convertirse en un equipo de máxima fiabilidad es a través de una defensa asfixiante que ahoga al equipo rival y le deja, como a Lietuvos Rytas y CAI Zaragoza en los dos últimos envites, en 49 y 50 puntos respectivamente. Es cada vez más evidente, que si un equipo le anota al Barça en el entorno de los 75 puntos, tiene todas las de ganar. Y eso hace que el Barça, cada día que pasa, sea un equipo menos atractivo que, incluso a los muy aficionados, ha conseguido aburrirnos en muchos momentos.

Porque claro, no es reprobable encajar 50 puntos, pero sí, desde luego, que siendo todo un transatlántico del baloncesto europeo, tenga esas enormes dificultades para anotar con cierta fluidez. Pero claro, si hablamos de uno de los cuatro mayores presupuestos de Europa, y escuchamos de su entrenador que “el equipo no tiene la efectividad necesaria para ser un equipo mejor”, podemos ir haciéndonos el cuerpo para lo que está por venir. Defensa, defensa, y defensa. Y un millón de sistemas ofensivos que dejan la creatividad del jugador al nivel del betún. Que le pregunten a Ricky Rubio, Marcelinho Huertas, o al mismísimo Juan Carlos Navarro. Desde hace meses tengo el firme convencimiento de que “La Bomba” no se divierte jugando en el Barça. ¿Cuánto hace que no le vemos reír en pleno partido vistiendo la camiseta azulgrana? Porque seguro que todos tenemos en mente a Navarro, con España, con una sonrisa de oreja a oreja. Lo digo y lo afirmo, pese a las críticas que puedan llegar, Navarro se aburre en el entramado ofensivo de Xavi Pascual. Y de Rubio o Huertas mejor no hablemos. Ambos han mostrado una involución bárbara como jugadores en sus dos últimas temporadas con Pascual, atrapados en un multisistema ofensivo que anula a los jugadores creativos que, casualmente, han aparecido en los Timberwolves o en Brasil. ¿Casualidad? Siguiendo con el tema, miedo me da lo que pueda pasar Álex Abrines que creo que se ha precipitado fichando por el club catalán.

A todo esto, vamos con unos datos. El Barça Regal anotó 77`6 puntos en la pasada liga regular, encajando 65`6. En la 2010/11, 76`8 a favor y 66 en contra. Volviendo a la 2009/10, cuando fue campeón de Europa, anotó 80`4 puntos, y recibió 64`7. En la presente, aunque sea poco significativo tras cuatro partidos, promedia 75 puntos a favor y 68`5 en contra, aunque ya ha puesto la directa en defensa en las últimas jornadas. Es claro el paso atrás de un equipo cada vez menos ofensivo, y más entregado como único recurso para triunfar a su gran potencial en defensa.

Ojo, habrá quien, recordando al mejor Panathinaikos de Obradovic o a aquel rocoso CSKA de Ettore Messina, entienda que es el camino adecuado y la única forma de triunfar en este baloncesto moderno. Pero yo quiero pensar que no, que hay otra forma, y que pese a lo difícil del cargo y la presión por la inmediatez de la victoria en el Barça, hay otro camino hacia el triunfo. En este baloncesto rácano, la llegada de Pablo Laso al Real Madrid ha sido una bendición, aunque tenga que sufrir para ganar en Canarias hasta el último instante.

Y ese camino hacia otro baloncesto, seguramente, nos ayudaría a todos a vender mejor el producto, y, entre otras cosas, permitiría que la asistencia media al Palau Blaugrana fuera superior a los 3000 o 4000 que hay casi para cualquier partido de Liga Endesa. Porque el Barça juega con el piloto automático, no nos sorprende con nada. Un sistema, y otro y otro y otro. Nada de creatividad, nos guste, o no. Con este panorama, realmente mantener la licencia A de Euroliga es un asunto arduo para los culés, porque a ver quién se atreve a irse al Sant Jordi con esa afluencia de público.

Así pues, el dilema está servido. ¿Le interesa a nuestro baloncesto un Barça altamente competitivo pero que aburre hasta a los mayores especialistas en nuestro deporte? ¿Se puede permitir el Barça un mayor cupo de derrotas a costa de, progresivamente, ir cambiando su juego por algo más atractivo hasta el espectador? La pelota está en las manos de Xavi Pascual, al que considero un entrenador muy capaz de hacer otra cosa a la que vemos actualmente.

Me gustaría saber la opinión del lector, pero la mía, a día de hoy, está clara. Mientras juegue a ganar 70-55, como lleva haciendo un par de temporadas, el Barça de Xavi Pascual se ha convertido en un problema para nuestro baloncesto en estos momentos tan delicados.

(Fotos: Euroleague, ACBMedia, FCBarcelona.es)

José M. Puertas en Twitter: @josempuertas

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins