Google+
may 6, 2012

Enviado por en Blog Resultados NBA | 0 Comentarios

El milenio ominoso de los Blazers (V)

El milenio ominoso de los Blazers (V)

20 de Junio de 2007. Larry Miller era nombrado presidente de operaciones baloncestísticas a una semana de la ceremonia del Draft de ese año. Como era de esperar, Greg Oden fue su elección como nº1 (por delante de Kevin Durant, elegido por los Sonics con el nº2). A dicha elección añadieron las segundas rondas Josh McRoberts (nº37) y los desconocidos Derrick Byars, Taurean Green y Demetris Nichols (nº42, 52 y 53 respectivamente).

Repitieron además la operación del año anterior con Phoenix, adquiriendo los derechos de otro español, esta vez Rudy Fernández, a cambio de $3 millones (trade al que luego se sumó James Jones con destino también a Portland). Pero el movimiento que más revuelo causó, aunque no por inesperado en cierto modo teniendo en cuenta el potente y renovado juego interior que acababan de conformar los de Oregon, fue el traspaso de Zach Randolph a Nueva York, junto a Fred Jones, Dan Dickau y los derechos de Demetris Nichols a cambio de Steve Francis, Channing Frye y una segunda ronda de 2008 que acabaría siendo el turco Omer Asik. Más jugadores jóvenes y de calidad para el equipo, ya que Frye venía de promediar 10.8 puntos y 5,6 rebotes en sus dos temporadas con los Knicks. El que no aguantó más que dos semanas en el “roster” fue Francis. La otrora estrella de la Liga era cortada dos semanas después del traspaso, al serle comprados los dos años que le restaban de contrato. Otro veterano que abandonaba el barco era el agente libre Jamaal Magloire, rumbo a los Nets, a la vez que el viejo conocido Steve Blake era firmado por 3 años y $12 millones procedente de los Nuggets.

Y así se llega al 14 de Julio, fecha en la que Greg Oden pasa por primera vez por el quirófano. Eso sí, sería la única vez en que no lo haría por algo grave: una tonsilectomía (“operación de anginas”, como se dice coloquialmente) le mantendría de baja 2-3 semanas. Sin embargo, casi 2 meses después, el 13 de Septiembre, comenzaba la pesadilla: Oden pasaba de nuevo por el quirófano para realizarle una artroscopia en su rodilla derecha a causa de una microfractura. El nº1 del Draft ya no debutaría en la NBA esa temporada, y el fantasma de Sam Bowie comenzaba a sobrevolar Portland más de 20 años después.


Una de las pruebas de que los Blazers habían encontrado por fin la plantilla que buscaban es que únicamente hubo un movimiento, y muy menor, durante la temporada: traspasaron al rookie Taurean Green a Denver a cambio de Von Wafer el 21 de Febrero. Y justo antes de acabar el curso volvieron a tener otro susto con los problemas cardíacos, ya que esta vez era Martell Webster el que causaba baja desde el 3 de Abril debido a una arritmia. Para finalizar, y después de ver que tras la segunda operación su rodilla no le permitía ser ni la sombra de lo que fue, Darius Miles era cortado el 14 del mismo mes. La pesadilla que había comenzado exactamente 17 meses antes llegaba a su fin. Tras salir de Portland tuvo algunos infructuosos intentos para reencauzar su carrera, con Boston, Memphis (único equipo donde llegó a jugar algunos partidos oficiales, en la 2008-09) y Charlotte, pero en ellos quedó claro que sus rodillas ya no eran las mismas, y que a esas alturas no podía ser ni siquiera un jugador 11 ó 12 dentro de una rotación.

La temporada 2007-08, deportivamente hablando, siguió confirmando las buenas sensaciones mostradas en los meses anteriores. Además, los Blazers habían sido capaces de colocar a un jugador de su equipo (Brandon Roy) en el All Star, algo que no ocurría desde el 2001 con Rasheed Wallace. En sólo su segundo año en la Liga, Roy, quien ganó el trofeo de Rookie del Año en la campaña anterior, era reconocido ya como uno de los mejores jugadores de la NBA.

 

Y aunque no llegaron a entrar en Play-Offs, el récord de 41-41 era el mejor en cuatro años, igualando al de la 2003-04. Pero, a diferencia de lo que ocurrió aquella vez, en esta ocasión seguían una clara línea ascendente, más aún si se tenía en cuenta que todavía les quedaba por incorporar a esa talentosa y joven plantilla al número 1 del Draft: Greg Oden.


Y otra vez nos vamos a la noche del Draft. El 26 de Junio de 2008 los Blazers se hicieron con una primera ronda (nº13, Brandon Rush) y con tres segundas rondas (nº33 Joey Dorsey, nº36 Omer Asik y nº55 Mike Taylor). Curiosamente, ninguna de esas tres elecciones debutaría con los de Oregon, ya que todas fueron traspasadas durante las horas siguientes en un compendio de movimientos que se podrían resumir de la siguiente manera:

  • Mike Taylor se fue rumbo a los Clippers a cambio de una segunda ronda de 2009 (acabaría siendo el nº33, Dante Cunningham).
  • Adquirieron los derechos de Darrell Arthur (Hornets) a cambio de dinero, para inmediatamente después enviarlos a Memphis en un traspaso a tres bandas que también terminaría con Joey Dorsey en Houston a cambio de los derechos de Nicolas Batum.
  • En otro traspaso a tres bandas, esta vez con Chicago y Denver, los derechos de Omer Asik fueron a parar a los Bulls a cambio de dos segundas rondas de los de Illinois (una de 2009 y otra de 2010) y una segunda ronda de 2009 de los Nuggets (nº55, Patty Mills).

El 1 de Julio Rudy Fernández, cuyos derechos habían sido adquiridos un año antes, firmaba por cuatro temporadas (las dos primeras garantizadas, mientras que las dos últimas eran opción del equipo), y el día 9 se hacía otro trade, ahora con Indiana, mediante el cual Ike Diogu y los derechos de Jerryd Bayless acababan en Portland a cambio de Jarrett Jack, Josh McRoberts, dinero y los derechos de Brandon Rush.

El mes de Agosto supuso el inicio de una especie de “desfile por el quirófano” por parte de varios miembros de la plantilla. Comenzó el día 14 de ese mes con Brandon Roy, quien era operado debido a un desgarro en el menisco de su rodilla izquierda que le mantendría de baja entre 1 y 2 meses. Ya en Septiembre, el día 8, Channing Frye se sometía a una artroscopia en el tobillo izquierdo para retirarle unos fragmentos de hueso (entre 8 y 10 semanas de baja), el día 12 Raef LaFrentz se sometía a otra artroscopia, esta vez en el hombro derecho, y el 9 de Octubre Martell Webster era operado para corregirle una fractura por estrés en su pie izquierdo. Oden, por su parte, sufría un esguince de tobillo que le mantendría fuera de las pistas durante las dos primeras semanas de competición, aunque la lesión más importante de ese año se la produciría en Febrero, cuando una astilla ósea en su rodilla izquierda le mantendría un mes de baja.

A pesar de las lesiones, los Blazers, liderados por el dúo Aldridge-Roy (elegido por segundo año consecutivo para el All Star) consiguieron entrar en Play-Offs por primera vez desde 2003, con una marca de 54-28 (la mejor desde la recordada campaña 1999-2000). Dicho récord les permitió, con el 4º puesto, tener ventaja de campo en la primera ronda. Sin embargo, a pesar de ser los favoritos cayeron eliminados por 4-2 a manos de los Rockets de Yao Ming, Ron Artest, Luis Scola y un ya lastrado por las lesiones Tracy McGrady.

Aun con esa decepcionante derrota, los de Portland estaban convencidos de que la eliminación les ayudaría de cara al futuro, ya que en cierto modo la plantilla había pagado su inexperiencia en la que fue la primera aparición en Play-Offs para la mayoría de sus jugadores: sólo Blake y el adquirido a mitad de temporada Michael Ruffin habían jugado algunos minutos importantes en postemporada, pues Przybilla, que estando en los Bucks llegó a disputar cinco partidos en dos temporadas diferentes con los Bucks, apenas promedió 7 minutos por choque.

El 25 de Junio, a la postre noche del Draft de 2009, fueron empleadas la mayoría de las segundas rondas adquiridas un año antes: los citados Cunningham y Mills, además de Jon Brockman, quien fue inmediatamente traspasado a Sacramento junto a Sergio Rodríguez y dinero a cambio de los derechos de Jeff Pendergraph. Además, se eligió en primera ronda a Víctor Claver (nº22).

En el capítulo de renovaciones el equipo rechazaba ejercer su derecho de tanteo sobre Channing Frye, quien acabaría recalando en los Suns, mientras que Brandon Roy era renovado por 5 años y $80 millones. Un par de meses después se hacía lo propio con LaMarcus Aldridge, también por 5 temporadas.

A sabiendas de que uno de los problemas de la anterior campaña fue la falta de experiencia, ese verano firmaron al veterano agente libre Andre Miller procedente de los Sixers por 3 años y $21 millones. Se cubría además uno de los puestos que más flaqueaba en la plantilla, por lo que ahora sí que parecía no faltarle nada a ese equipo para estar en la pelea por el título del Oeste.

Continuará.

Pablo Lorente en Twitter: @_Matasanos_
468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins