Google+
mar 30, 2012

Enviado por en Blog Resultados NBA, Noticias, Portada | 1 Comentario

La gran previa de la Final Four de la NCAA 2012

La gran previa de la Final Four de la NCAA 2012

Superdome. Miserias y resurecciones. New Orleans, pesadilla y renacimiento. Hornets y Saints…y ahora, una Final Four para seguir reflotando una ciudad de espíritu alegre que sigue reconstruyendo. Y durante este fin de semana, será el foco nacional. Sobre todo en el mundo del baloncesto. Porque esperan dos semifinales históricas y porque el próximo lunes en la final, no habrá otro baloncesto (recordemos que el país se paraliza y la propia NBA no programa partidos en esa noche).

Kentucky y Louisville, Kansas y Ohio State. Hay competitividad, jugadores, entrenadores y mucha historia. Y mucha rivalidad. Y por si algo faltara, carnaza. Hablamos del “derby” de Kentucky. Lean a John Calipari:

“No hay estado, ninguno, que esté tan conectado a su programa de baloncesto de esta manera, porque otros tienen otros programas. Michigan tiene Michigan State, California tiene a UCLA, North Carolina tienen a Duke. Kentucky es para el estado entero y eso es lo que nos hace únicos”.

Réplica de Rick Pitino:

“Cuatro cosas he aprendido en mis 59 años sobre las personas. Ignoro la envidia, ignoro la malicia, ignoro la ignorancia e ignoro la paranoia. Si ese calzado sienta bien a alguien, que se lo ponga”.

¿Y pensábamos que en España saben caldear ambientes? Bien, he de reconocer que este intercambio de envenenadas declaraciones no son de ahora, sino que la CBS  recupera del pasado Octubre. Da igual. Forma parte del sentimiento de dos entrenadores destacados, de la rivalidad entre los dos equipos del estado. Dos caracteres tremendamente fuertes, que no se gustaban cuando ya se vieron en una Final Four (en las semifinales de 1996, cuando Pitino entrenaba a Kentucky y Calipari a Massachussets, los dos equipos más fuertes de la nación por aquel entonces). Y ha seguido siendo así. Y sacaron a pasear sus lenguas siempre que pensaron que necesitaban meter presión, sobre todo el que era consciente que en cierto momento, su equipo era inferior. Pero pasemos a desgranar esta primera semifinal.

 

KENTUCKY – LOUISVILLE

Calipari aún no ha conseguido título de la NCAA. Sus equipos fueron claramente favoritos en 2008 y 2009. Casi únicos favoritos. Sin embargo, perdieron una final increíble en la primera ocasión y ni llegaron a Final Four en la segunda. Y eso pesa. Parece que este será su momento.

¿Cómo juega Kentucky?

Es de los estilos más libres de todo el baloncesto universitario. Calipari ve futuros próximos profesionales en sus jugadores y así les hace jugar (entre otras razones, porque sabe que se irán pronto).  Sus ventajas parten del bloqueo y continuación entre su base, Marquis Teague (10 puntos y 4.8 asistencias) y el pívot Anthony Davis (14.3 puntos, 10.1 rebotes y 63.3% en tiros de campo). Si no se saca partido de esta jugada, en el mismo lado tendrá uno de los dos tiradores habituales, sea Darius Miller o Dorom Lamb amenazando desde los tres puntos. La trampa que le gusta a Calipari es utilizar en tales jugadas el lado débil. Sea creando espacios para que la otra estrella, Michael Kidd-Gilchrist (12 puntos y 7.6 rebotes) esté lo más aclarado posible o el otro hombre alto, Terrence Jones (12.6 puntos, 7.2 rebotes), yendo por línea de fondo esperando un pase bombeado. Kentucky es el equipo que mejor utiliza el juego aéreo de toda la nación. Entre otros motivos, nadie llega tan arriba como ellos lo hacen. Ante la defensa zona que permanentemente utilizará Pitino, no cambiarán mucho el guión: seguirán insistiendo en el dos contra dos inicial y sí cobrará mucha más importancia el lado débil (pases de “alley-oop” ).

¿Por qué ganará Kentucky? Porque son mejores jugadores, el equipo más preparado de la era Calipari y porque su poder intimidador, sobre todo Davis-Jones, hará imposible que los rivales anoten en la zona. Defenderán como lo suelen hacer y conseguirán muchas transiciones rápidas productos de pérdidas forzadas al rival. Es muy difícil aguantar 40 minutos a Kentucky. Es de ley decir al día de hoy, que Miami Heat y Kentucky so los dos contragolpes más devastadores del planeta. Dicho queda.

¿Por qué no?  Porque no puedan correr. Además, su rotación es corta (Miller, Wiltjer y poco más) y porque Marquis Teague, su base, no consiga dar el ritmo apropiado ni dar pases para romper la zona.

¿Cómo juega Louisville?

Sin equipo de estrellas ni estatura sobrada, Pitino implanta juego a media pista, dirigidos por uno de sus jugadores con más talento, el base de Seattle Peyton Siva (9.1 puntos, 5.6 asistencias). Basa mucho su ataque en la creatividad de sus hombres de perímetro, sean Chris Smith (9.7 puntos y 37.8% en tiros de tres), Kyle Kuric (12.7 puntos, 32.8% en tiros de tres) o Russ Smith desde el banquillo. Una de las grandes reválidas será la actuación de su ala-pívot titular, Chase Behanan (9.5 puntos, 7.6 rebotes), que deberá hacerse grande para  asegurar el rebote defensivo (vital) y deberá estar acertado en tiro exterior para crear espacios a sus compañeros más incisivos entrando a canasta (Siva y Russ Smith).

En defensa emplearán zona los 40 minutos con toda seguridad y casi desafiarán a los Wildcats a que les ganen el partido desde perímetro, porque dentro intentarán ayudar en lo más posible a su único hombre alto, Gorgui Dieng (3.1 tapones por partido), sobre todo a que no se cargue de faltas.

¿Por qué ganará Louisville? Porque no perderán balones y llevarán el partido a media pista y ahí aparecerán tiradores como Kuric y una de las perlas, el novato Wayne Blackshear, que con una lesión en el hombro, poco ha podido mostrar esta temporada. La defensa de zonas ahogará a Marquis Teague y cortocircuitará el juego de los de Calipari, que su sencillez en el juego acarrea también falta de recursos en situaciones especiales.

¿Por qué perderá? Porque físicamente son muy inferiores. El único jugador que supera los dos metros es Dieng. Kentucky conseguirá rebotes ofensivos y tendrá muchas más posesiones.

OHIO STATE  – KANSAS

La segunda semifinal también está muy cargada de tradición. Wilt Chamberlain, Danny Manning, Clyde Lovellete, Jo Jo White, Jerry Lucas, John Havlicek…todos ellos han vestido alguna de estas dos camisetas. Y sus entrenadores, tanto Thad Matta como Bill Self son de los más cotizados y respetados en toda la nación. Matta se fraguó un nombre a nivel nacional cuando llevaba a la discreta universidad de Xavier a las puertas de la Final Four cada año. Bill Self, hizo que todos los focos del torneo final cuando a su discreta universidad, Tulsa, la llevó a la Final Regional en 2000, un escalón por debajo de la Final Four. Tras tres años en Illinois, donde no alcanzó esta meta, fue en 2008, en su cuarto año en Kansas cuando logró lo que Roy Williams no pudo: el título. Ambos son tácticos, con importante utilización del físico de sus jugadores y un baloncesto moderno con muchas variantes en su juego.

El encuentro está cincelado sobre una piedra que sustentan dos hombres. Dos ala-pívots, dos jugadores totales: Jarred Sullinger por Ohio State y Thomas Robinson por Kansas. Veremos cuanto tiempo se enfrentarán, pero son dos de los prototipos más interesantes para la NBA y los que, uno por su calidad y otro por su gran esfuerzo y talento físico, pueden decantar la eliminatoria. La clave estará en que los puntos estén compensados tanto de exterior como de las zonas. De los porcentajes de tres puntos saldrá un ganador, sin duda.

¿Cómo juega Ohio State?

Ohio State puede partir con cierta ventaja, puesto que ha estado mejor valorado a lo largo de la temporada regular. Para los Buckeyes, todo el juego pasa por su estrella Sullinger (17.6 puntos por partido, 9.1 rebotes). No solamente es el líder, sino la referencia para todo, desde su juego en poste bajo. Son escasísimos los casos en los que hoy día se puede decir que un hombre interior sea la referencia, no solamente ofensiva, sino de dirección de juego. Jarred es de los jugadores que ya no quedan, de los que dominan. Sabe hacer de todo: suspensiones, juego en poste bajo, dominio de la tabla, excelso pasador y con una fiereza competitiva como pocos. Para los de la vieja escuela, digamos que estamos ante un Audie Norris-tipo. De tal calibre. Fue decisivo para derrotar a Syracuse y luchó como un héroe griego en la eliminación de su equipo la pasada temporada ante Kentucky.

Pero Sullinger necesitará compañía y sobre todo, tiro exterior. Y ahí, todos los radares buscarán al mismo: William Buford. ¿Tiene Buford la fortaleza mental como para superar esta prueba? Me crea muchas dudas. Un gran tirador, pero que no olvida malas actuaciones en partidos importantes. Veremos cuando la necesidad aprieta.

Deshaun Thomas (16.1 puntos, 53% en tiros de campo) es el lugarteniente de Sullinger bajo los tableros. Es un alero reconvertido a hombre interior, que con su disciplina y buena disposición a jugar desde poste alto, fue fundamental en el partido de final regional. Hombre atlético, de su concentración dependerán muchas opciones también.

¿Por qué ganará Ohio State? Porque Sullinger cargará de faltas a los interiores, se cerrarán aún más y dará vía libre a los tiradores. Jarred es capaz de hacer eso.

¿Por qué perderá Ohio State? Porque el partido le vendrá grande a Aaron Craft y William Buford seguirá errático desde el lanzamiento exterior.

¿Cómo juega Kansas?

Por su parte, Kansas viene de ganar a North Carolina. Vale que no contaban con Marshall, pero había que ganarles. Y vienen crecidos. La experiencia de Rayshawn Taylor, el base de Kansas (16.7 puntos, 4.7 asistencias) y su agresividad penetrando pondrán a prueba al base rival, Aaron Craft (8.8 puntos, 4.7 asistencias), si sus 2 años de experiencia en college le dan para estar a la altura de tal envite y si es capaz de tener un futuro NBA siendo capaz de parar a alguien como Taylor.

Travis Releford (8.5 puntos) y Elijah Johnson (10 puntos por partido) serán el termómetro de los Jayhawks. Si ellos corren, esas medias subirán. Ganará Kansas en ese caso. Como la intimidación de Jeff Withey, el único center puro del partido en intentará, dentro de lo posible, minimizar la tarea de Sullinger. Pero por encima de todo, si este equipo funciona, tiene que hacer destacar a Thomas Robinson. No tiene el talento ofensivo de Sullinger ni sabe crearse tiros con la efectividad de éste. Sin embargo, los condicionantes mentales de este chico, que tendrá una hermana de 10 años muy atenta desde la grada, única superviviente de su familia más próxima (en un periplo de 15 días fallecieron su abuela, su madre y su padre la pasada temporada), darán un extra que hará sumar mucho a este chico con miras NBA.

¿Por qué ganará Kansas? Porque en un final igualado, ellos tienen más experiencia, sobre todo por Taylor, director de toda la orquesta. Han sido muchos sinsabores los que ha conocido en este torneo final, como para dejar pasar esta oportunidad. Y Thomas Robinson tiene muchos ojos a los que agradar.

¿Por qué perderá Kansas? Porque no podrán parar a Sullinger. Así de rotundo. Tienen el mejor atleta para pararlo. Sin embargo, éste jugador está a un nivel superior. Pensad en los Elvin Hayes, Wes Unseld, Danny Manning, Larry Johnson, Chris Webber, Elton Brand…él por sí solo sabe reconducir el viento hacia su favor. Pero no todos los de esta lista quedaron campeones, claro.

Antonio Rodríguez en Twitter: @tonystorygnba

 

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins