Google+
mar 5, 2012

Enviado por en Blog Resultados NBA | 2 Comentarios

La genialidad de Mr. West

La genialidad de Mr. West

Por Claudio Rueda

Ha sido uno de los traspasos más famosos de los últimos 20 años de Liga, y aun así mucha gente no sabe exactamente como se llego a él y la intrahistoria que lo hizo posible. Estoy hablando obviamente de la llegada de Kobe Bryant a Los Angeles Lakers desde los Hornets (de Charlotte por aquel entonces) a cambio de Vlade Divac.
La primera pregunta es, ¿cómo pudo caer un talento tan grande caer casi fuera de la Lottery? Pues no fue precisamente porque los GM no conocieran (al menos de oídas) la calidad y potencial del jovencísimo Bryant. Y es que poco antes de terminar su año Junior en el HS (16 añitos recién cumplidos) recibió permiso para hacer un “workout” privado para el equipo de su ciudad, los Sixers. La prueba no fue de capacidades físicas o técnicas, nada de “measurements”, nada de coordinación en el bote… 1 x 1 contra el número 3 del Draft de ese mismo año, Jerry Stackhouse de 21 años y rutilante estrella salida de los Tar Heels. Fue un destrozo. Afortunadamente para Jerry, Kobe maravillo tanto que se paso por encima el hecho de que un “niño” de 16 años había humillado a toda una estrella de North Carolina con 3 años de baloncesto universitario a sus espaldas y la marca “Sucesor de Jordan” en la frente. Pese al reciente éxito de Garnett saliendo desde el High School, la juventud e inexperiencia aun pesaban demasiado entre los ejecutivos y entrenadores de la Liga. De hecho los mismos Sixers que encargaron este “workout” decidieron apostar en el Nº 1 de 1996 por Allen Iverson.  De alguna manera Jerry se hizo eco de este “workout”,  por alguna razón que ni el mismo ha podido explicar jamás, ignoro la corriente general y le entró la urgencia casi física de tenerlo para su equipo. ¿El problema? No podían elegir hasta el puesto 24 y era de total seguridad que no llegaría tan lejos. Así que el bueno de West empezó a mover hilos buscando acercarse lo máximo posible al top 10.
Pero las cosas no parecían fáciles, nadie estaba dispuesto a desprenderse de un pick tan alto en un Draft que se suponía repleto. Y aun así la segunda obsesión de West era conseguir traerse a Shaq, de este modo, con dos obsesiones, Mr. Logo fue haciendo dos listas, una de equipos dentro del lottery con los que negociar por su pick y otra de jugadores de la plantilla a los quitarse de en medio para hacerle hueco salarial al bueno de Shaq. En la primera lista tras tachar a Bowie y Magic (si, esta fue su temporada de despedida la que el SIDA le había arrebatado) en primera instancia otra serie de nombres salían a la palestra George Lynch, Anthony Peeler, Sedale Threatt… pero incluso ignorando estos nombres la rebaja era insuficiente, necesitaba algo mas grande. Justo al lado de esta lista de jugadores de los que deshacerse, había otra de equipos con los que negociar en el Draft, el problema de esta es que tras sucesivos raseros solo quedaban 3 equipos que le harían un mínimo de caso: Charlotte, Atlanta y Sacramento. Los 3 únicos equipos con algún interés de hacerse con Vlade y de ellos solo Sacramento y Charlotte con el deseado “lottery pick”.
Los Kings en seguida se cayeron de la lista con lo cual solo Horne ts les daba a estos Lakers la solución a ambos problemas. Una llamada de West a Bob Bass, por aquel entonces General Manager de los Hornets y conocido por su aversión a los jugadores con poca experiencia. La cosa era fácil los Hornets necesitaban un jugador de las características de Divac y los Lakers aligerar salarios y tener la oportunidad de conseguir a Bryant. Al fin y al cabo la apuesta se resumía en dar a tu pívot titular a cambio de un escolta de 17 años y rezar para convencer a Shaq de que siguiera la senda de Wilt y Kareem. El trato se cerró en los siguientes términos: El acuerdo se firmaría la noche de Draft y Los Lakers les comunicarían la elección a los Horntes 5 minutos antes de tener que elegir.
Por aquel entonces Kobe se había hecho un nombre en toda la nación por su espectacular año Senior con los Aces de Lower Merion y su nombre ya se barajaba en serio para el inminente Draft. Una multitudinaria rueda de prensa en el pabellón de su instituto fue el momento en el que lo oficializo y también el momento en el que empezaría  a recibir lo que sería una constante en su carrera: el azote de la prensa. Airados tanto con el chico como con sus padres, el gremio periodístico se ensaño con fuerza ayudando, sin saberlo a la causa de West. Gracias a ello muchos equipos acrecentaron sus dudas respecto al fenómeno. La actuación de su agente Arn Tellem fue también decisiva evitando mostrar a Kobe mas de lo necesario (salvo a Los Lakers que encargaron una prueba midiendo a Kobe contra Larry Drew y Michael Cooper, a los que arraso sin miramientos). Llegada la noche del Draft y con la certeza de que no les llegaría ningún hombre alto a su elección nº 13, Bass continúo con el plan acordado y selecciono a Bryant. Ya desde el momento de ponerse la gorra de los Hornets el pensamiento general era que aquello olía a traspaso. Y no se equivocaban.

Pero hete aquí que surgió un problema del que nadie se había percatado: los deseos de Divac (y de su mujer Ana, con ciertas aspiraciones Hollywoodienses), al que nadie había informado de nada y que desde Europa amenazaba con retirarse del baloncesto si era traspasado a Charlotte. Tellem por su parte ejerció de “tiburón” con corbata y proclamo a los cuatro vientos que Kobe no jugaría bajo ningún concepto en los Hornets y que solo lo haría para los Lakers. Desde el punto de vista de la imagen de Kobe fue un desastre, ya que se veía a un adolescente inmaduro y caprichoso, sin importar que el propio Kobe saliera al paso diciendo que estaría encantado de jugar con Larry Jonhson en Charlotte, el daño ya estaba hecho. Finalmente una conferencia telefónica entre el entrenador Cowens, Bass, el agente de Divac y el propio jugador, desatasco la situación, Kobe iría finalmente a L.A. Un mes después West anunciaba el fichaje de Shaquille O´neal por 121 millones de dólares en 7 años. 3 años más tarde el que vendría seria Phil Jackson con anillos y libros para repartir por igual.
No obstante aun quedó otra controversia que apuntarle a Arn Tellem… Kobe firmo con 17 años su contrato pero según las leyes de California al cumplir los 18 tenía derecho a renegociarlo y firmar uno nuevo. A Kobe no le importaba lo demasiado pero Tellem de nuevo presiono y le consiguió 3 millones en 3 años y otra andanada de críticas por todo el país.
Como dato curioso hay que mencionar que su temporada Rookie fue bastante dura, recibiendo críticas (merecidas en muchos casos) de sus propios compañeros y cuerpo técnico, pero el único que lo apoyo incondicionalmente.

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins