Google+
nov 10, 2011

Enviado por en Blog Resultados NBA, Portada | 1 Comentario

El delicado arte del intangible

El delicado arte del intangible

Por Claudio Rueda

A nadie se le escapa que el baloncesto es uno de los deportes donde la estadística tiene más peso específico. Hay cerca de 10 estadísticas oficiales y otras tantas “inventadas” todas ellas con el firme ánimo de intentar plasmar en papel cada jugada, cada bote, tiro o defensa y así poder evaluar de manera científica, objetiva y aséptica el rendimiento de equipos y jugadores durante los partidos. Hay incluso estadísticas “totales” que intentan recoger en enormes ecuaciones el rendimiento del jugador de una manera más extensa y que abarque en un solo numero el rendimiento del jugador, subproducto de otras mismas estadísticas. Las dos más famosas de este tipo son el reconocible PER de Hollinger y la estadística oficial por excelencia de FIBA, la valoración. Al final solo varían en incluir o no ciertas estadísticas. Pero la locura por la estadística por intentar expresar de manera matemática cada lance del juego lleva la creación de estadísticas tan curiosas como el Usg%, las WinShares (ofensivas y defensivas), los TS%….

En cualquier caso, a riesgo de que el mentado John Hollinger quiera quemarme por blasfemo, las estadísticas, en mi opinión, son una simple herramienta que usar para interpretar mejor lo que has VISTO en la cancha y por si solas pueden llevarte al engaño. Hay elementos de muchísimo peso en baloncesto que son muy complicados de cuantificar o directamente imposible. Por ejemplo, la defensa, se puede ser un excelso ladrón de balones pero ser un defensor mediocre (Allen Iverson), puedes ser un gran taponador pero no ser el mejor defensor interior (Pau Gasol), aunque hay ciertas estadísticas individuales como medias de porcentajes de tiros de campo para tu par o pérdidas provocadas… Y aun así no nos contarían del todo lo buen o mal defensor que es un jugador. Lo mismo sería aplicable por ejemplo a la anotación las asistencias o incluso rebotes. No es lo mismo anotar desde la “zona muerta” entre los 10 y los 25 ft., que en continua penetración. Y no es lo mismo penetrar con el cuerpo de Lebron que con el de Rose… No es lo mismo coger rebotes con Kevin Love al lado que con Brook Lopez… O dar “kicked-out” asist. Que jugada creada y marcada. Y esto solo son estadísticas que ya existen pero que son “incompletas”, dejamos fuera liderazgo, fortaleza mental, conocimiento del juego, dominancia, Basket IQ (ligeramente diferente al conocimiento del juego), experiencia, instinto ganador y asesino….

En la mayoría de los casos las estadísticas llevan a la sobrevaloración de muchos jugadores y la infravaloración de unos pocos. Ejemplos de esto los podemos encontrar a prácticamente cualquier nivel, hall of famer o jornalero. Así que vamos a ver mis ejemplos favoritos.

  • Oscar Robertson. Aquí tenemos al único ser en más de 60 años de NBA capaz de promediar un triple doble durante una temporada, y ni siquiera uno raspado 30+ puntos 12+ rebotes 11+ asistencias, una monstruosidad estadística. Durante los primeros 5 años estuvo coqueteando con el sin mayor problema. Teóricamente con estos números debería ser un autentico dominador y arrasar la liga. Pero la realidad es que nunca tuvo mucho éxito a nivel colectivo. Falta de carácter, de instinto, cierta tendencia a descansar en su superioridad física hacen que su carrera más allá de la estadística no fuera muy espectacular.

El Lebrón pretérito

  • John Havlicek. Caso contrario un jugador que básicamente era un anotador, pero cuyos intangibles y moldeo dentro del “superequipo” lo convierten en una pieza imprescindible. Pese a ser uno de las grandes figuras de la historia celtic es un jugador muy infravalorado por el impacto en el equipo y aportaciones que hacía, ponía su enorme talento al servicio de las victorias y vaya si dio resultado. Aclarar que Hondo, aunque era un anotador, hacia muchas más cosas en el campo, reboteaba y pasaba, dentro de los limites de un alero, de una manera muy efectiva. Lo que le hacía grande es que no abusaba ni intentaba inflar números, simplemente hacía lo que se terciara para ganar.

Hondoooooo!!!

  • Wilt Chamberlain. La fuerza más dominante que ha dado este deporte, nadie absolutamente nadie ni siquiera Michael Jordan ha conseguido tal dominio de todas las facetas básicas de este juego, probablemente el anotador mas imparable, el mejor reboteador (con Russell), un increíble pasador no solo para su estatura sino para cualquier jugador. Su único punto negro, los tiros libres. Pero más allá de eso autentico dominio. Y además está sobrevalorado. Wilt solo empezó a sacrificarse por el equipo en sus últimos años de carrera ya con los Lakers. Antes de eso la lógica de que estuviera como estuviera el partido la mejor opción en ataque siempre seria Wilt convertía el partido en 1 vs 5. Aquí a la falta de instinto ganador y asesino, se suma un cierto toque de puro egoísmo. Rompiendo una lanza en su favor diremos que la compañía de la que dispuso durante tres cuartas partes de su carrera no era ni remotamente comparable al hecho de disponer de 8 hall of famers durante la mayoría de tu carrera en un campeonato con 8 equipos como Russell.

¿100? Sí, 100

  • Bill Russell. Justo el caso contrario de Wilt básicamente la noche y el día, ofensivamente mediocre, si tenemos en cuenta sus capacidades físicas para la época, lamentable. Pero una presencia defensiva legendaria, un liderazgo alejandrino y sobretodo la combinación con el gran Red en el banquillo para conformar un equipo en el que cada pieza tuviera una función. El aspecto del liderazgo es especialmente importante en su caso, el único jugador/entrenador capaz de ganar dos anillos, al menos teniendo tanto peso en el campo.

Estos son 4 ejemplos históricos de sobrevalorados e infravalorados. Ahora pondré un ejemplo que me marcó; hace relativamente poco pude ver como un General Manager hacia caso omiso de las estadísticas y se decantaba por la eficiencia (aunque después acabará cegándola con proporciones épicas). El GM en concreto es Daryl Morey y el caso es el Battier – Ariza. Ariza después de una aparente buena campaña (dejando de un lado el porcentaje de tiros de campo) de 15 p.p.p. 5 r.p.p. 4 a.p.p. y casi 2 robos, siendo un swingman joven atlético rápido, que puede tirar de 3 y defender con ciertas garantías a cualquier jugador exterior, es traspasado a cambio de Courtney Lee. Esto podría ser otra apuesta loca de un GM. Pero el caso es que tenía muchas más peticiones por otro swingman del equipo, mi adorado Shane Battier cuyas medias prácticamente eran la mitad de las de Ariza. Entonces, ¿por qué? simplemente Battier es mejor jugador, aunque meta menos puntos, coja menos rebotes o robe menos balones…. Es como un maná de intangibles, buenas decisiones, defensas inteligentes, juego en equipo y sacrificio por este… Recordando a Larry Bird cuando le preguntaron sobre Nowitzki “El tira mejor que yo rebotea mejor que yo y bota mejor que yo, pero yo soy mejor jugador que él”.

Killing the team!

Bleedin’ for the team!

468 ad
Plugin from the creators of Brindes :: More at Plulz Wordpress Plugins